ONE PIECE: REVIEW ANIME CAP. 920 «¡LA GRAN SENSACIÓN! ¡LA ESPECIALIDAD DE SOBA DE SANJI!»

Bienvenidos seguidores de One Piece a la Review del capítulo 920 de este maravilloso anime. Recordamos que en el episodio anterior, Nami y Shinobu, quienes obtuvieron información del enemigo, fueron descubiertas y perseguidas por ello, pero lograron escapar. Mientras tanto, Luffy, que es prisionero de los subordinados de Kaido fue forzado a trabajar en el Campamento de Labor de Excavación de Udon junto a Kid. Allí derrotaron al un vicealcide y salvaron al viejo Hyo. Una vez puesto en contexto, empecemos con la review.

Empezamos el episodio en puesto de soba que ha montado Sanji para reclutar nuevos samuráis. Allí hay formada una larga cola de mujeres que quieren probar la Soba Especial de Sangoro, pero ningún samurái. Junto a él y también comiendo su riquísima soba, se encuentran Usopp, Franky y Nico Robin. Franky se preocupa un poco, pues la finalidad era atraer samuráis para reclutarlos, pero solo van mujeres, aunque a Sanji ya le va bien así y está muy contento.

De repente aparecen tres presuntos clientes. Estos son tres hombres bastante grandes y con aspecto de samurái. Sin ir más lejos, estos tres hombres son los que observaban a Sanji desde la sombra de un edificio y que parecían muy sospechosos. Efectivamente, estos tres hombres pertenecen a la familia de Kyoshiro, y nada más llegar empiezan a importunar a toda la fila de mujeres y a una niña muy risueña que estaba primera en la fila esperando su soba especial.

Estos hombres le dicen a Sanji que o paga o no podrá hacer negocio en su territorio. Nico Robin recuerda que el nombre de Kyoshiro le suena, pues el otro día fue a un banquete de un tipo llamado así. Resulta que era un samurái arrogante y que parecía ser el jefe de un grupo yakuza. Los hombres insisten a Sanji que debe pagar para así poder proteger su tienda, pero Sanji sin ponerse nervioso les dice que como él es fuerte no necesita protección. Así que mientras le entrega el plato de soba a la niña de antes, les dice que no les va a pagar.

Entonces estos hombres se enfadan y empiezan un alboroto. Uno de ellos espanta a todas las mujeres para que pierda la clientela, el otro le destroza el puesto de soba tirando la comida al suelo y por último el tercero le tira a la niña el plato de soba que acababa de comprar. Algo raro que sucede es que la niña, aun estando triste y con lágrimas en los ojos, no para de reírse a carcajadas, algo que sorprende a Franky y los demás.

Sanji se enfada muchísimo, pues han tirado comida al suelo, algo que ya sabemos que el odia por encima de todo y Usopp lo sabe y teme que se monte un alboroto gordo. Asi que el cocinero de los Mugiwaras se dirige sin miramientos al que le ha tirado la comida y le pide que se coma la comida que ha desperdiciado. Esto no sienta muy bien al hombre, que llama a los otros dos para rodear a Sanji y empezar una pelea, que ilusiona a Franky.

La pelea empieza y Sanji esquivando el primer golpe, manda a volar al del cuello largo y al más grandote. Este último, va directo a chocarse con el cuerpo de Franky, que sabemos, que al estar hecho de metal, blandito no está. El hombre que queda, que es el jefecillo, desenvaina la espada y se dirige a cortar a Sanji. Pero este, con un ataque de con su talón le rompe la espada y la cara, dejándolo estirado en el suelo bajo su pie.

Franky tenía muchas ganas de pelear, así que agarra al hombre que se ha chocado contra él, lo eleva hasta lo más alto y lo estampa contra el suelo. Los ciudadanos quedan sorprendidos de lo fuertes que son un simple cocinero de soba y un carpintero. Incluso la niña risueña observa escondida y sorprendida todo lo que ha sucedido. Una vez derrotados, Sanji obliga a comer al hombre inconsciente todo lo que había por el suelo hasta que este ya no puede más. El hombre con el cuello largo huye asustado.

La niña de antes vuelve a aparecer ante los Mugiwara. Usopp parece que la recuerda, pues fue a su tienda muy ilusionada a por el remedio que tenía que curaba todas las heridas. Sanji le vuelve a hacer un plato de soba, pues antes se ha quedado con las ganas de probar lo delicioso que está. La niña se llama Toko y mantiene una divertida conversación con los Mugiwara, pues entre que no para de reír y que su nombre O-Toko se pronuncia como hombre en japonés, hace que Sanji y los demás también se rían.

La niña les comenta también que estuvo mucho tiempo en la fila y que llegará tarde a su trabajo, cosa que extraña a los Mugiwaras. Parece ser que Toko es una Kamuro y tiene que ir a la procesión de la Oiran. Como llega tarde se va corriendo. ¿Oiran? ¿Kamuro? ¿Que son esas palabras? Pues Franky se hace la misma pregunta así que aparece la vieja “jefa” de Robin y nos lo explica. Una Oiran es la mejor idol de la Tierra de Wano, como una súper estrella. En Wano solo hay una Oiran y se llama Komurasaki y al parecer es la mujer más bella del país y muy sofisticada.

Franky pone en duda que una mujer así pueda existir, pero la señora le invita a que se calle y escuche atentamente. De fondo se pueden oír los aplausos hacia ella y el sonido de la emocionante música que la acompaña en la procesión hacia el castillo de Orochi. Por cierto, también se explica que una Kamuro es una niña ayudante de la Oiran. No obstante, la señora ha venido a darle una buena noticia a Robin. Parece ser que ha sido llamada al castillo para conocer al Orochi y ejercer como geisha. Bueno en realidad lo que quiere Robin es infiltrarse en el castillo y averiguar cosas a su favor.

Nos trasladamos, ya casi en el final del episodio, a Udon. Allí vemos como Luffy está trabajando picando piedra. Todos los prisioneros de allí le dan la enhorabuena por lo que consiguió derrotando al vicealcaide. Incluso el viejo Hyo se arrodilla ante él y le agradece todo lo que hizo por él. Luffy, como ve que aun esta débil, le regala unos cuantos bonos de la comida y el viejo se va tan feliz y agradecido. De repente aparece Raizo al lado de Luffy, y le comunica a este que ya ha encontrado la llave que abre las esposas, pero que tiene que esperar más. Esta llave se encuentra muy vigilada y dentro de un cofre de Piedra marina, así que va a ser muy difícil de recuperar. Luffy le agradece a Raizo todo lo que está haciendo y este se va.

Para terminar el episodio se nos muestran varias imágenes de la procesión de la Oiran, aunque no logramos ver mucha cosa interesante. Fin del episodio.

Episodio más bien de transición en el que se centra en una pelea de Sanji con tres matones. Se nos presentan nuevos personajes que pueden llegar a ser importantes. La niña que no para de reír O-Toko, el samurai jefe de un grupo yakuza Kyoshiro y la mujer más bella del país, la Oiran Komurasaki. También sabemos que Robin va a conocer a Orochi así que lo veremos pronto y que Raizo esta planeado la huida de Luffy.

 

En el próximo episodio parece ser que sabremos algo más de esta Komurasaki y descubriremos algo que esconde.

 

Y hasta aquí esta humilde review de este episodio.

Un saludo de vuestro nakama Shinku y hasta la próxima.

 

-Shinku

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *