ONE PIECE: REVIEW MANGA CAP. 974 «¡¡AHORA A ONIGASHIMA!!»

 

Bienvenidos seguidores de One Piece a la Review del capítulo 974 de este maravilloso manga. Seguimos con la mini historia de los Piratas Fire Tank en la portada. Vemos como Gotty ha logrado rescatar con éxito Chiffon. Una vez dicho esto, empecemos.

Empezamos el capítulo con una escena de Hiyori y el ya desenmascarado Denjiro. Están hablando sobre el dinero que han conseguido del chico de la hora embrujada y que van a repartirlo por el pueblo Ebisu. Esta conversación se produce antes de los acontecimientos actuales. Denjiro le está sugiriendo a Hiyori que acumule bolsas de sangre en su kimono, para que si se diera el caso poder separar a “Komurasaki” y a Orochi con una falsa muerte. De hecho, esto es lo que paso bastantes capítulos atrás cuando Kyoshiro supuestamente mato a Kumarsaki pero en realidad estaba viva. Denjiro intenta animarla diciendo que ya queda poco para que se cumplan los 20 años.

Unos meses antes de la actualidad vemos a Orochi teniendo una conversación con Kaido. Orochi está muy asustado. Los espíritus han llegado y por lo tanto el poder de Toki era real. Kin’emon, Kanjuro, Raizo, Kikunojuno y Momonosuke han vuelto y esto asusta a Orochi, aunque Kaido no se lo acaba de creer del todo.  Entonces Orochi le enseña una carta en la que suponemos que se explica todo de alguien que ellos conocen y da la orden de que vigilen la costa para que nadie salga del país. Kaido por su parte, quiere que se les capture vivos, al parecer quiere preguntarles algo a los supervivientes del clan Kozuki.

 

Orochi continúa explicando por qué se fía tanto de la carta. El que hizo esta carta nació como el mejor actor de teatro y perdió a sus padres en la persecución de Wano. Es un hombre que solo sabe vivir encima de un escenario. Estaba completamente descorazonado y había vivido toda su vida haciendo el papel de otras personas. Como esta persona era descendiente de la familia principal Kurozumi, Orochi eliminó a aquellos que mataron a sus padres. Pero la cosa no quedó así, le dio una fruta del diablo y le ordeno que tenía que vivir como un verdadero miembro de la familia Kozuki, y sin que nadie se dé cuenta morir como un Kozuki. Como el individuo estaba buscando un lugar para morir acepta sin dudarlo. Mientras conocemos esta historia vemos escenas de lo que se está comentando pero siempre ocultando en una sombra negra a este individuo.

Ya de vuelta en la conversación con Kaido, Orochi sigue explicando que era muy complicado poder convertirse por completo en otra persona y continúa diciendo que cuando iba al palacio de Oden a pedir dinero siempre cogía el doble. Gracias a eso pudo unir fuerzas con Kaido, puntualiza Orochi que sigue explicando que él también fue el que informó sobre al ataque de Oden. Él estaba tan roto que en la ejecución iba a morir junto a Oden y los demás de verdad. Era como una marioneta, seguiría viviendo como una vasallo de Kozuki hasta que Orochi lo detuviese. La orden exacta que le dio Orochi fue que solo tenía que pasarle información de vez en cuando y que tenía que ser tan leal que diese repelús. Con esto podemos imaginar que el traidor es uno de los que sujeto Oden durante su ejecución en la olla de aceite hirviendo, es decir, uno de los nueve vainas rojas.

Volvemos, después de un largo flash back de Oden, al presente. El narrador nos pone un poco en contexto y nos comenta la actualidad. Los samuráis legendarios se llevaron su arrepentimiento por la muerte de Oden 20 años más tarde. Esta es una historia sobre la familia Kozuki y la familia Kurozumi junto a Kaido. Los samuráis viajaron 20 años hacia el futuro para cumplir el deseo de Oden de abrir las fronteras del país. Pasaron varios meses arriesgando sus vidas pidiendo ayuda a la gente para que lucharan junto a ellos. Gracias a esa persistencia, consiguieron reunir un batallón de 4.200 soldados y también prepararon las armas y los barcos. Los soldados preparados para atacar se reúnen hoy “Festival del Fuego” por la tarde. En el puerto Tokage. Y ahora a Onigashima.

O ese era el plan, porque recordemos que los vainas rojas llegaron al punto de quedada y solo estaban ellos. De los 4200 soldados que debían haber aparecido, no apareció ni una sola alma. En el puerto había rastros de destrucción y había una tormenta. No había vuelta atrás así que los samuráis deciden subirse a un pequeño bote, dejando a Momonosuke y a Shinobu en la orilla. Ya en el bote todos esta sospechando. Es muy extraño que no haya nadie. Se preguntan si alguien filtró el plan otra vez. Kin’emon toma la palabra y explica a sus compañeros que aunque parezca mentira seguramente entre ellos hay un espía enemigo, pero esta tan devastado que ya no quiere ni saberlo. Kiku se abalanza sobre él, enfadad y triste, ese no es el Kin’emon que ella conoce. No puede ser que se rinda tan fácil y no intente encontrar la espia para despejar las dudas. Kin’emon no sabe qué hacer, el traidor no se va a delatar por sí solo. Kanjuro, también llorando, apoya a Kiku y sabe que tienen que aclarar esto. Así que sin ningún miramiento se desenmascara y revela que el espía era él.

Nadie se lo acaba de creer y se creen que es una broma. Kanjuro sigue insistiendo que aunque estuvo a punto de morir con ellos, el siempre ha querido encontrar un lugar para morir, así que tampoco le importaba mucho. Pasaron buenos y malos momentos juntos y se ganó la confianza de todos. Sin guardarles ningún rencor ni hacerles ningún daño, lo único que hacía era pasarle información al Sr. Orochi. Kiku pregunta cuál es la razón de que haga todo esto, a lo que Kanjuro solo responde con su verdadero nombre, Kurozumi Kanjuro.

Kanjuro continúa explicando que los que revelaron el primer plan no fueron los subordinados de Law. Ellos se lo tragaron y Yasuie hizo un gran trabajo sacrificando su vida para cambiar el lugar de reunión. Pero en el momento que él lo supo, la muerte de Yasuie fue en vano. Incluso Kanjuro empieza a reírse de que cuando Jack apareció en Zou sin una Vivrecard, Inuarashi empezó a desconfiar, pero no sospecho de los samuráis. Mientras continúan hablando aparecen tres grandes barcos de Kaido ante el pequeño bote de los samuráis.

Sin ninguna contemplación y totalmente enfadado, Kin’emon le corta la cabeza a Kanjuro que extrañamente continua hablando para decir que su intención era esconder la identidad y morir allí junto a ellos, pero esta vez su orden era llevarse a Momonosuke a Onigashima. Así que se dan la vuelta y en el puerto el verdadero Kanjuro ha atrapado a Momonosuke y lo que había en al bote con ellos era una copia dibujada gracias a su habilidad aunque Inuarashi se extraña de lo bien que ha quedado el dibujo acostumbrado a lo feo que eran los anteriores.

De repente y a lo lejos se escuchan unas voces llegar y un cañonazo impacta de lleno contra uno de los barcos de Kaido. Un chico con una cicatriz en el pecho aparece gritando y disculpándose por llegar un poco tarde. De la nada aparece el Thousand Sunny y justo debajo del bote de los samuráis emerge un submarino con alguien gritándoles que subestimaron al mar. Otro cañonazo, pero esta vez desde el lado contrario también impacta sobre uno de los grandes barcos. Y un hombre un poco borde grita a los samuráis que están esturbando. Sorpresa para todos, Trafalgar Law, Eustass Kidd y Monkey D. Luffy han aparecido. Cuando están en el mar sus enemigos son los piratas. Fin del capítulo.

Capítulo súper interesante sobre todo por dos partes que ahora comentaremos un poco. Para empezar vemos dos preparaciones, la de la falsa muerte de Komurasaki y la de la introducción del espía en la familia Kozuki. Por fin y después de un largo e interesante flash back hemos vuelto al presente. La primera cosa destacar es la traición de Kanjuro que se declara el mismo como el espía. Recordemos que nosotros conocemos a Kanjuro desde Dresrossa donde estaba encerrado. Se nos revela que, el ataque de Oden, lo que paso en Zou, la revelación de los planes ahora en Wano, ha sido todo culpa de Kanjuro. Tambien sabemos que se le ha ordenado secuestrar a Momonosuke seguramente por la pregunta que quería hacerle Kaido. Pero cuando todo parecía perdido y que los samuráis estaban acabados, aparecen de la nada y de forma épica los tres capitanes más fuertes de la peor generación en sus respectivos barcos. Eustass Kidd, Trafalgar Law y Monkey D. Luffy. Es posible que en el próximo capítulo, a parte de alguna pelea épica, veamos por fin a todos los Mugiwaras reunidos después de 7 años.

 

Y hasta aquí esta humilde review de este de capítulo.

Un saludo de vuestro nakama Shinku y hasta la próxima.

-Shinku

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *