ONE PIECE: REVIEW MANGA CAP. 976 «POR FAVOR, DEJEN QUE ME PRESENTE»

 

Bienvenidos seguidores de One Piece a la Review del capítulo 976 de este maravilloso manga. Esta vez no tenemos mini historia en la portada, sino que empezamos con una magnifica imagen a color, y es que el capitulo que vamos a leer hoy bien lo merece. Una vez dicho esto, empecemos.

Empezamos el capítulo de una manera graciosilla con todos los vainas rojas diciéndole a Kin’emon que diga la verdad y que admita que el plan que explicó Denjiro para nada era lo que él había pensado. Kin’emon contesta con una frase que quizás nos de una pista de lo que va a pasar en un futuro. Concretamente dice que puede que muera en esa batalla, pues siente que acaba de gastar toda la suerte de su vida. Los vainas rojas y los demás samuráis dicen que también ellos compartirán su destino. Yo creo que todos no morirán en la batalla pero Kin’emon tiene todos los puntos para que de momento el sea uno de los elegidos en dejarnos.

Entoces, después de recibir el apoyo de sus amigos, Kin alza el brazo con su katana y grita que aceptaran su destino y limpiaran el nombre del Sr. Oden todos juntos para así cambiar el País de Wano. A los enemigos les da igual todas estas habladurías y preparan sus caños del gran barco. Mientras, desde la orilla, Kanjuro les dice que informen que el ya cumplió con su misión, ha capturado a Momonosuke, pero no se pueden poner en contacto con Onigashima seguramente por el jaleo del banquete. De repente, Kawamatsu se lanza al agua y con gran velocidad y determinación se dirige a la orilla dispuesto a matar a Kanjuro. Este para el ataque, y se eleva volando gracias a una perfecta cigüeña que había dibujado en el suelo, llevándose con él a Momonosuke.  Antes de elevarse por completo Kanjuro dice que también encontrará a Hiyori y la matará porque ahora sabe que está viva.

Kin’emon se enfada con ese desgraciado que ahora puede dibujar un pájaro que sabe volar perfectamente y no esos dibujos feos que hacía que se deshacían con el agua y no valían para nada. Momonosuke esa muy asustado y tiene miedo, mientras Kanjuro sigue increpando a los samuráis diciéndoles que no están a la altura del ejercito de Kaido y no podrán entrar a la isla. Los Mugiwaras también están observando y llegan a la conclusión que Kanjuro es el traidor, así que Sanji y Robin se preparan para atacar y Usopp va a intentar derribarlo. Entonces cuando Sanji se está acercando, Kanjuro empieza a sacar una nube negra, es otra técnica nunca habían visto. De la nube empiezan a caer flechas de tinta que impactan sobre los aliados. Con su gran caballerosidad, Sanji protege con su cuerpo a su querida Nami, pero tampco resulta gravemente herido.

Momonosuke está observando el panorama y entre lloros y gritos suplica a Kanjuro que pare el ataque o los acabara matando a todos. Y, efectivamente, eso es lo que pretende Kanjuro, que prosigue burlándose de todo. Toki les dio esperanza prolongando su muerte 20 años, pero el jefe de todos los samuráis y el hijo de un hombre tan poderoso como Oden, no es más que un llorica y un cobarde. Entonces Momonosuke aun llorando, dice y grita a todos que sabe que el no es Kozuki Oden pero que no se preocupen por él que es lo que quiere el enemigo, así que él demostrará que puede escapar el solo y los demás tienen que acabar con Kaido y Orochi. Eso sí, en realidad está muy asustado y preocupado porque nadie lo va a ir a salvar y no sabe qué hacer.

Todos se sorprenden por las palabras de Momonosuke, hasta Luffy se alegra y reconoce que se ha vuelto todo un hombre, pero le grita que no es más que un crio llorón y un enano que se hace el duro, pero que sobreviva como sea y le promete que el irá a rescatarlo, porque después de todo son amigos. Kanjuro y Momonosuke se alejan volando y Luffy da una orden a su tripulación, ¡¡Vamos a Onigashima!!

Los Mugiwaras se dan cuenta que los barcos enemigos están huyendo, pero no le dan importancia, todos se dirigen hacia el mismo lugar. Kin’emon pregunta sus seguidores si están bien. Tienen unos pocos heridos y algunos barcos dañados pero hay que darse prisa para desembarcar en la isla, no se pueden permitir morir en el mar. Por fin los vainas rojas, con Denjiro, al cual le preguntan por su nuevo aspecto y Shinobu que se está disculpando por lo sucedido, se reúnen en el mismo barco, bueno el submarino de Law que se queja de que hayan subido sin permiso. Kid por su parte está empeñado en ser el primero así que quiere darse prisa para que Luffy no le tome la delantera.

De repente un cañonazo impacta sobre uno de los barcos de los samuráis. Ha sido del barco que estaba huyendo, que en realidad se alejaron para poder utilizar sus cañones de larga distancia que han fabricado en Wano. Todos quedan sorprendidos, Law se pensaba que habían huido a la desesperada. Luffy en cambio ordena que se avance a toda máquina para acercarse y Kid le da igual cuantos barcos de samuráis se hundan, él va a lo suyo. Por cierto, Luffy acaba de dar una de las pocas órdenes que ha dado como un capitán serio al frente de un barco.

Los samuráis están en apuros, el enemigo está hundiendo todos los barcos y no pueden acercarse. Pero algo sucede, alguien grita “Lanza de ola” y algo que sale del mar atraviesa el barco enemigo y lo derriba. Entonces encima de los escombros aparece alguien haciendo un monologo. “Señores y señoras, por favor, dejen que me presente. Procedo de un país submarino del Reino Ryugu del Distrito Gyojin. Pese a que esto sea problemático para muchos hermanos y hemanas mías en esta ocasión compartiré una taza de sake con el jefe Mugiwara. Yo soy un principiante aquí. La gente me llama…. ¡¡¡JINBE, EL CABALLERO DEL MAR!!! Todos quedan sorprendidos, Law y Kid no se acaban de creer que Jinbe sea parte de los Mugiwaras. Y efectivamente, oficialmente Jinbe es el timonel de los Mugiwaras con una recompensa de 438 millones de berris. Fin del capítulo.

Capítulo que al principio parecía uno más de la batalla naval antes de llegar a Onigashima y que sobretodo vemos nuevas técnicas de Kanjuro y que es más fuerte de lo que se pensaba. Pero el plato fuerte se lo lleva la aparición magistral de Jinbe que muchos creían muerto. Y ya es oficial que Jinbe es un miembro de los Mugiwaras y que pasa a ocupar el segundo lugar en cuanto a recompensa se refiere. Supongo que en el siguiente veremos que pasó en la lucha con Big Mom y en breves llegaremos a Onigashima si no hay más sorpresas. Capítulos como este hacen que One Piece sea la ostia.

 

Y hasta aquí esta humilde review de este de capítulo.

Un saludo de vuestro nakama Shinku y hasta la próxima.

-Shinku

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *