REVIEW ANIME ONE PIECE CAPÍTULO 919: ¡ALBOROTO! ¡LOS PRISIONEROS LUFFY Y KID!

 

Bienvenidos seguidores de One Piece la Review del capítulo 919 de este maravilloso anime. El Segundo Acto del Arco de la Tierra de Wano ha comenzado. Recordamos, que después de ser derrotado por Kaido, Luffy fue capturado y se encuentra ahora mismo en el Campamento de Trabajos de Excavación en la región de Udon junto a Eustass Kid. Por otro lado, sus amigos empezaron a prepararse para la incursión, reclutando a antiguos fieles al clan Kozuki. Mientras tanto, Nami y la kunoichi Shinobu se infiltraron en una residencia, pero las detectaron. Una vez puesto en contexto, empecemos con la review.

 

Empezamos el episodio con la aventura de Nami y Shinobu en la residencia en la que se han infiltrado. Los hombres a los que estaban espiando las detectan y junto a sus guardias empiezan a atacarles desde abajo con sus armas. Al verlo, Shinobu se asusta mucho y mientras corre no para de gritar, hasta que Nami le cierra la boca e intenta despistar a los enemigos. Dando honor a su sobrenombre, la Gata Nami, esta empieza a imitar el maullido de un gato. Parece que los hombres se lo creen, pero al forcejear, Shinobu y Nami se caen haciendo tanto ruido que revive la persecución. Finalmente logran salir del atico en el que estaban ocultas y gracias a una técnica ninja de Shinobu se escapan volando en una cometa. De todos modos y aun siendo pilladas, Nami descubrió el nombre del puerto y el día del envío de un gran cargamento de armas que pretenden robar.

 

Mientras sobrevuelan la ciudad, Nami y Shinobu se percatan de que hay un alboroto formado en la calle principal. Muchas chicas jóvenes están haciendo una larga cola en un establecimiento. Es el puesto de soba de Sangoro (Sanji), que, aunque no esté cumpliendo su propósito de atraer a samuráis y Nami se enfade por ello, está más feliz que una perdiz al tener tantas mujeres lindas a su alrededor. Mientras tanto, unos hombres con apariencia sospechosa, que observan a Sanji desde las sombras de un edificio y están molestos por su creciente popularidad en ese territorio.

 

Nos trasladamos a la mina de Udon, allí se nos presenta un nuevo personaje, el anciano Hyo, el cual también está preso en ese lugar. Vemos a este anciano pidiendo su ración diaria de comida, pero solo le dan un Kibidango por haber transportado cinco bloques de piedra. El anciano, ya harto de la esclavitud, se queja entre dientes de la poca ración, pero el guardia sin pensárselo dos veces agarra su garrote le golpea dejándolo sangrando y tumbado sobre el suelo.

 

De repente, se oye gritar a Luffy a lo lejos. Está transportando el solo uno de esos bloques y a toda prisa. A él se une Eustass Kid y los dos compiten para ver quien lo lleva más rápido sin importar quién o que se ponga en medio. Han llevado tantos bloques que incluso el barco que los transporta está lleno y no puede con más. Los guardias se sorprenden de la fuerza de estos dos, pues han transportado 500 piedras cada uno estando esposados con esposas de Kairoseki que debilita a los usuarios. Los dos no paran de competir entre ellos, para ir a buscar las raciones de comida compiten, para comerse la comida compiten incluso teniendo la misma cantidad uno siempre le dice al otro que tiene una ración más. Por cierto, al haber cargado 500 bloques cada uno vacían el almacén de comida que había en ese momento.

 

Los guardias están tan sorprendidos como asustados, ¿cómo puede ser que alguien que estuvo tan malherido pueda recuperarse tan rápido y llegar a cargar tantos bloques?  Están tan asustados que a la hora de tener que decirle algo para romper sus espíritus, no se atreven y solo les recomiendan que mastiquen bien.

Otro nuevo personaje aparece. Está muy enfadado, pues los kibidangos que tenía reservados para él se han acabado. Este hombre es un usuario de una fruta smile. Su apariencia es difícil de describir, pero básicamente es un hombre metido en la boca de un hipopótamo. Se llama Dobon y es uno de los vicealcaide de la prisión. Esta tan enfadado que arrolla con su enorme cuerpo a un debilitado anciano Hyo. Con el viejo debajo de su pierna, reclama que le traigan a los prisioneros que han acabado con su comida.

 

Los guardias llevan a los culpables ante Dobon. La sorpresa es que delante suyo aparecen Luffy y Kid pero muy obesos por haberse comido todos los kibidango. Mientras Dobon les empieza a insultar y a gritarles, Luffy y Kid absorben aire por la boca y lentamente lo sueltan. Ante la estupefacta mirada de todos, poco a poco recuperan su cuerpo habitual. Todo el mundo queda sorprendido, pues nadie llega a entender cómo funcionan sus cuerpos.

 

Los guardias dan por hecho que se están burlando de ellos, así que los amenazan con cortarles las manos y las piernas. Mientras están explicando las amenazas van saliendo imágenes de prisioneros, del viejo Hyo o del que está oculto y es tan peligros. Pero, en una de estas imágenes y sin darle importancia, aparece Caribou, el pirata que posee la habilidad de convertir su cuerpo en un pantano y que conocimos durante el viaje la isla Gyojin donde secuestró a varias sirenas.

 

Se les recuerda a Luffy y a Kid que como se pasen con los guardias serán sentenciados a morir, así que no tienen derecho a luchar. Luffy si da cuenta de que bajo los pies de Dobon se encuentra un anciano muy malherido y se pone muy serio. El hombre hipopótamo sigue con su discurso amenazador y se dirige con gran furia hacia los piratas, dispuesto a castigarles. Luffy y Kid se dejan “comer” por el gran hipopótamo y quedan atrapados dentro a solas con Dobon y sus dos espadas. De repente el hipopótamo sale volando y mientras parece que dentro de él se está viviendo una pelea intensa, cae al suelo ensangrentado e inconsciente. Al abrir la boca, Luffy y Kid salen ilesos, aunque no podemos decir lo mismo de Dobon que, al igual que su hipopótamo, está sangrando e inconsciente.

 

Luffy carga al viejo Hyo y junto a Kid se disponen a marcharse como si no hubiera pasado nada. Un guardia les detiene y le dice que ahora ya no pueden escapar de la pena de muerte. Pero Kid, con su seriedad que le define, le contesta que si tiene alguna prueba mientras se marchan pasando de él. Ahora todos los prisioneros tienen dos héroes en esta prisión, ¡Luffy y Kid! Fin del episodio.

 

Episodio normalito en el que descubrimos pocas cosas, pero hay momentos bastante interesantes. Empezamos descubriendo que buscaban Nami y Shinobu en la casa que se infiltran y ya sabemos que van a por un almacén de armas. Vemos también indicios de algo que pasará con Sanji y unos hombres sospechosos. Y, por último, pasamos la mayor parte del capítulo en la mina de Udon, viendo la rivalidad de Luffy y Kid. También allí conocemos al viejo Hyo, que tendrá una gran importancia y lo que más me ha sorprendido es que allí también está Caribou. ¿Qué hará allí y cómo llegó?

 

En el próximo episodio, veremos el incidente en el que se ve involucrado Sanji y los hombres sospechosos que vimos en este capítulo.

Y hasta aquí esta humilde review del episodio.

Un saludo de vuestro nakama Shinku y hasta la próxima.

-Shinku

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *