REVIEW DE «5 CENTÍMETROS POR SEGUNDO»

 

(ALERTA SPOILERS)

 

Takaki y Akari son dos jóvenes que se apoyan el uno al otro. Debido a que ella debe mudarse, dejarán de verse por un largo tiempo. Ambos permanecen en contacto postal. Volverán a verse como dos adolescentes enamorados aunque sus caminos volverían a separarse para siempre. Envueltos en toda esa ternura que se profesan sus sentimientos se verán sometidos a una fuerte expansión que, por mucho que los separe la distancia y los caminos de la vida, nunca, nada, logrará romperlos.

Makoto Shinkai. Él y su glorioso universo de historias de amor maduras en el lenguaje y brillantes en el sentido. En el año 2007 se estrenó una pieza claven la gestación de la posterior obra magna del director. “5 centímetros por segundo” es, para la época en que se estrenó, una proeza en cuanto a la brillantez de la animación y en cuanto a la inteligencia de su composición. Como es habitual el Shinkai no sólo dirige sino que también escribe.

ANÁLISIS

El lector, como es obvio, puede elegir el contenido que consume. Parte de esa responsabilidad reside en el redactor de ese contenido. Es por ello que las palabras es esa patria sin bandera que hay que cuidar. Con toda esta verborrea queremos deciros que muchos de los que han comentado la película o contenido similar la etiquetan de drama romántico u película romántica. Si “5 centímetros por segundo” fuera una película romántica la mitad de los espectadores que la hemos disfrutado estaríamos sumidos en una oscura y permanente depresión. El romanticismo es precisamente todo lo contrario al contenido que se nos presenta. No negamos alguna pincelada de romanticismo en los personajes, pero solamente son eso, pinceladas. Con una intención didáctica, nos encontramos ante un drama, eso sí, sentimental. Una historia de amor a lo largo del tiempo y la distancia.

La película se estructura en tres partes ordenadas cronológicamente en su mayoría. En la primera parte: Los pétalos de Cerezo Elegidos, se nos presenta a los dos protagonistas. Takaki y Akari se comunican en la distancia a través de cartas que se escriben cuando encuentran un momento de calma. Después de una última noche juntos siendo ya adolescentes no volverán a verse hasta que, como vemos al principio y al final del film, se cruzan al pasar por un paso a nivel. Un primer aspecto a tener en cuenta de la composición del plano es el momento, por ejemplo, en que Akari le dice a Takaki que tiene que mudarse, lejos. Ella se encuentra en un espacio cerrado, cubierto de un puente que dibuja la doblez y la verticalidad de la cabina de teléfono.

Cosmonauta” es como Shinkai titula a la segunda parte de esta historia en la que la trama se centra e Takaki. Vemos a un Takaki ya habiendo superado la mayoría de edad seguramente, un joven a las puertas dela universidad. En esta etapa de su vida conocerá a Sumida, una joven tímida, inteligente, libre y que le encanta hacer surf, pese a que todavía no ha logrado surcar una sola ola. Cosmonauta narrará, desde el punto de vista de la chica, la vida de Takaki sin Akari y como Sumida está tan enamorada de él que jamás logrará decírselo, aunque sí logrará surcar una gran ola.

5 centímetros por segundo” es el cierre de esta trilogía sentimental en la que se nos muestra a donde han legado a parar las vidas de nuestros personajes. Cada uno ha seguido un camino a lo largo de sus jóvenes vidas, cada uno por separado. A diferencia de otras piezas que podríamos considerar carne de cultura pop japonesa, el momento climático en cuanto a la música lo encontramos al final de la película.

En cuanto a la composición, “5 centímetros por segundo” es posiblemente el titulo más sugerente de todos los que hemos analizado hasta la fecha. La película parte de la base de las distancias y los espacios. El título de la película hace referencia, como nos dice Akari, a la velocidad a la que caen los pétalos de los cerezos en flor. Ciertamente cinco centímetros al segundo es una velocidad a tener en cuenta, pues Shinkai va más allá de lo simples conceptos de tiempo y espacio. El primer aspecto que hay que valorar es que el espacio y el tiempo tenemos que entenderlo como lo mismo. Y el aspecto más claro es el paso del tiempo por los personajes. Ellos crecen, la distancia de la línea de su vida se hace más larga y es curioso que cada vez que crecen se separan más de aquello que aman. Cierto es que el primer elemento claro de las distancias en el espacio es el tren y las vías de este. Los trenes han separado a los amantes protagonistas y este mismo elemento es el que dramatiza la narración, pues Takaki sufre una terrible odisea para poder pasar tan solo unas horas con Akari. Los trenes no llegan, continuamente se detienen. Entendemos este aspecto sobretodo en la composición de algunos planos en los que vemos la diagonal que compone un tren recorriendo su camino a la siguiente estación. Con este aspecto Shinkai no solo nos remarca el aspecto de las distancias sino que el hecho de que los trenes nunca lleguen “a causa de las condiciones meteorológicas” nos indica la imposibilidad de esa relación. En cuanto a lenguaje es realmente un diez para el director. Otro aspecto recurrente es la constancia de planos compuestos por relojes. Shinkai es un experto en la reminiscencia y la repetición de conceptos para que calen en el espectador para que, de una manera inconsciente, entienda el viaje dramático del lenguaje narrativo.

En “Cosmonauta” quizás el elemento más dramático sea el espacio celeste. Dándole un sentido, ¿por qué no puede convertirse el cielo en un espacio narrativo? Más sobretodo con el título que encabeza el capítulo. A Takaki le atrae sobremanera todo lo que tenga que ver con el cosmos. Tanto es así, que lo antepone a su relación con Sumida. No deja de ser el joven educado que conocemos, pero él no la ve a ella como ella sí lo ve a él. Para identificar esa tensión dramática del espacio, invertido podríamos decir, la encontramos en la nube que deja tras de sí el cohete que se dirige al road to nowhere espacial.

Uno de los aspectos más desgarradores del capítulo es el monologo final de Sumida. Como un ser tan frágil, un alma con tanto que dar se quiebra y asume que esa vida que desea es algo que nunca llegará a consumarse. Una triste madurez con la que el director, de nuevo, pues parece su deporte favorito, nos arroja un jarro de agua fría.

Uno de los últimos aspectos que queremos considerar, en cuanto a la técnica y realización, es la fotografía. Hemos comentado en otras ocasiones que la fotografía en el cine no se basa en un simple y bonito plano de unos colores definidos y un atardecer vivo de luz. Un ejemplo claro del lenguaje de la fotografía en el film lo vemos en el siguiente plano:

Shinkai, utilizando la sombra de las ramas del cerezo, enturbia la imagen de los personajes marcando una vez más el conflicto de su relación. Pues como otras veces hemos dicho, la ausencia de sonido es lenguaje, la ausencia de luz y el uso de la sombra, siempre con sentido, es lenguaje de luz. Es por ello que queríamos hacer una mención especial a esa puesta de sol constante, que bien nos podría engañar el director, pues si hay algo que comparten amanecer y atardecer es un punto exacto de ambos en el que la luz es totalmente idéntica. Shinkai siempre ha sabido jugar muy bien al juego de la luz del sol con los elementos. Desde una opinión personal, vaya por delante, consideramos que el detalle del dibujo, negando la mayor de la intención de realismo del director que muchos pregonan, es digna e incluso superior, en algunos aspectos, a Your name.

Finalmente, la última parte de la pieza no es sino un broche final a la historia de estas tres vidas que estuvieron a punto de tocar el cielo pero la vida les precipitó a la realidad y los caminos, a esos largos y sinuosos caminos que la misma nos depara. En ella el tiempo es esencial y nos detendremos muchas veces, soñando e incluso viendo a qué velocidad caen, uno por uno, los pétalos de los cerezos, afrontando su triste realidad.

 

Como siempre, aprended de cine para poder aprender de la vida, camaradas.

Que dios bendiga a Makoto Shinkai.

-Kiiro

2 comentarios en “REVIEW DE «5 CENTÍMETROS POR SEGUNDO»

  • el 7 febrero 2020 a las 07:44
    Permalink

    Me ha encantado esta review, Kiiro hará mas reviews de anime o solo peliculas

    Respuesta
    • el 7 febrero 2020 a las 10:10
      Permalink

      Buenas, Camarada.
      Principalmente hago análisis de cine. Aún así hace una semana analicé 91 Days, así que también tendremos series anime. Quizás también pueda llegar a haber algún manga. Un saludo y hasta el próximo artículo.

      PS: Cualquier sugerencia aquí o en Twitter es bienvenida.

      – Kiiro.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *