REVIEW DE «EL VIAJE DE CHIHIRO»

 

(ALERTA SPOILERS)

 

  1. Obviando la referencia clara, es en este año en el que comienza el auge, podríamos decir la época dorada del anime. Hayao Miyazaki, genio inmortal, lleva a la gran pantalla posiblemente la mejor de sus maravillosas obras maestras.

El Viaje de Chihiro narra la historia de una niña, Chihiro, que junto a sus padres se trasladan a rehacer sus vidas. En el camino, atravesando un largo sendero arbolado, topan con la entrada de una añosa ciudad en la que parece no haber ni un alma. Pero sólo lo parece. Los padres de la protagonista parecen estar poseídos por una avaricia y una gula incontrolable, lo que provoca que acaben convirtiéndose en cerdos por haber comido manjares hechos exclusivamente para los dioses que allí transitan.

Asustada, la niña corre desbocada y termina en la casa de los baños de Yubaba. Allí Chihiro debe encontrar un trabajo para poder salvar su vida. Es entonces donde sus aventuras se tornan caleidoscópicas y extraordinariamente fantásticas.

 

ANÁLISIS

 

Durante el viaje de traslado, al inicio de la película, vemos al padre de Chihiro practicando la conducción temeraria en una zona campestre y angosta. De nuevo en el cine del maestro, utilizando la contraposición de conceptos: lo espídico y la tranquilidad. Una vez la familia llega a las puertas del túnel que les iba a cambiar los días, no solo se encuentra la estatua de un espíritu guardián sino que la entrada al recinto es oscura y poco apetecible. Se nos marca el aspecto restringido, no permitido para humanos. Podríamos decir que en este caso la curiosidad atrapó al gato.

Cuando Chihiro es protegida y guiada por Haku, este le indica el camino hasta Kamaji. En el camino la protagonista se encuentra con una pronunciada y peligrosa escalera. Con la planificación comprendemos el conflicto de la situación y la inestabilidad y el temor de la niña. Una escalera que retuerce el plano de manera diagonal remarcando el drama, entiéndase drama como su origen etimológico: del griego «conflicto». Esta película de planos es total y necesariamente comparable a la escena en que Chihiro debe subir al salón de Yubaba y salvar la vida de Haku. Pese a que la planificación resulte igual de conflictiva en su mensaje, la situación ha cambiado, Chihiro es más valiente y segura.

El film no necesita una excesiva composición de plano para mostrarnos el constante conflicto y viaje de transformación de Chihiro. El personaje se encuentra constantemente con piedras en el camino: rogar un empleo, el casi esclavismo, la difícil relación humana-criaturas, el viaje de larga distancia, etc. Cómo la vida, todo es constantemente complicado y cambiante. Pues uno de los aspectos más importantes de la película, en cuanto al mensaje que nos quiere transmitir, es el de la identidad. El hecho de que Chihiro necesite un trabajo para poder sobrevivir en el mundo fantástico en el que se encuentra resulta una referencia a la cultura del empleo en la sociedad japonesa. La aventura de Chihiro se basa en ese viaje de crecimiento y transformación, un camino de reestructuración y madurez. Otro de los mensajes primordiales podría definirse como «no mires atrás». Chihiro pretende volver atrás y deshacer la transformación de sus padres. No puede, no debe. Debe continuar, debe crecer. Mirar atrás sólo le hará sucumbir. Una clara referencia y homenaje al mito griego de Orfeo y Eurídice. Situándonos en los últimos fotogramas de la película, Chihiro echa l avista atrás una vez ha logrado volver a su realidad. El hecho de que haga esa acción salva la teoría anterior ya que, en cuanto al guion, ni Chihiro ni sus padres recuerdan lo que ha sucedido durante todos esos días.

Toda la película es una maravilla animada. Podemos ver, siempre viendo una copia en la mejor calidad posible, cada uno de los trazos en todos y cada uno de los elementos presentes en la acción, fotograma a fotograma. Es sabido que a Miyazaki odia la animación CGI. Pese a ello, ciertas escenas de la película contienen dicha tecnología de animación posiblemente por el simple hecho de hacer la animación más sencilla y amable a la vista, sobre todo si se trata de un movimiento de cámara.

En cuanto a la banda sonora, la maravilla sonora creada por Joe Hisaishi no sólo crea una pieza reconocible en su totalidad, sino que la construcción compositiva de la pieza es extraordinaria y rica en lenguaje. Ese tono que todo el mundo recuerda se basa en un intervalo de cinco cuartas juntas. Su sencillez se basa en los tonos agudos de la melodía. Dicha melodía siempre acompaña, y cumple esa función, a Chihiro en su viaje de transformación.

ANEXO:
  1. El viaje de Chihiro ha sido la primera película de animación japonesa nominada a los premios de la academia de cine y la primera en ganar dicha nominación en el año 2003. El director no estuvo presente en la ceremonia de los premios Oscar por estas en contra de la Invasión americana en Irak.
  2. La película fue creada sin guion, es decir, a medida que se dibujada se escribía la historia. Como dijo el genio mientras él dibujaba la historia se escribía sola, él solamente le hacía caso.
  3. La lámpara andante en Fondo del pantano está inspirada en la pequeña lámpara saltarina de la cabecera de los estudios PIXAR. Es conocida la fuerte y sana amistad que contrajeron Disney-PIXAR y el estudio Ghibli.
  4. Sin Rostro: el personaje del espíritu errante podríamos verlo como una inspiración en el gusano de seda, no solo físicamente sino también en el comportamiento de los mismos.
  5. Todos los nombres de los personajes tienen relación y significado vinculado a la acción y cometido que llevan a cabo en la película.
  6. Miyazaki afirmó que no deseaba hacer una película de jóvenes mujeres que necesitan ser unas damiselas en apuros. Teniendo en cuenta la filmografía del director, esta declaración es del todo innecesaria. Hayao Miyazaki es un gran director y un gran hombre por regalarnos siempre historias de mujeres fuertes, luchadoras y almas libres que se bastan por sí mismas. Sin perdernos en excusas feministas, el cine del director japonés es lo que deberíamos comprender como cine normal, en ese sentido.

El Viaje de Chihiro no es sólo una de las mejores películas animadas e la historia, sino que es uno de los símbolos, pilares y refugios de muchos de los que hoy en día somos jóvenes en edad. Personalmente, somos unos afortunados por ser testigos de tamaña creación y ser contemporáneos de ello.

Este viaje comenzó con la fortaleza y la energía de Mononoke hime. Continuando la estructura de tridente que nos identifica, añadimos El viaje de Chihiro a esta lista. Os esperamos en el siguiente monumento cinematográfico del director. Os dejamos que hagáis vuestras apuestas, camaradas.

 

Que dios bendiga a Hayao Miyazaki.

-Kiiro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *