REVIEW DE «HÉROES HUMILDES»

 

(ALERTA SPOILERS)

 

De un tiempo a esta parte la plataforma de streaming Netflix ha ejercido un papel activo en la producción y distribución de todo tipo de cine y series. También es conveniente añadir que el catalogo en España es bastante reducido a diferencia del estadounidense.

En el ámbito de la animación japonesa, ha añadido a su catálogo todo un regimiento de las mejores o más conocidas obras de nuestro amado Studio Ghibli. Otros títulos de producciones independientes al titán japonés componen la lista de Netflix, uno de ellos es una producción de Netflix estrenada en el 2018, creada en el joven Studio Ponoc, llamada Héroes Humildes compuesta por los tres títulos que a continuación vamos a comentar:

 

 

 Kanini no Kanino   de Hiromasa Yonebayashi

Kanini y Kanino son dos hermanos de tamaño diminuto que habitan en los pequeños rápidos de un río. Son cuidados por su padre dado que la matriarca se fue a tierra firme a dar a luz a una nueva camada de jóvenes niños cangrejo. Cuando de repente se encuentran solos, los hermanos se embarcan en un peligroso viaje para encontrar a su padre que ha sido arrastrado a lo largo del rio por unas corrientes imprevistas. Los dos jóvenes se embarcan en una pequeña odisea que les hará encontrar a su padre escondido evitando así a un gran pez cazador que está al acecho.

Lo más destacable de este corto es la técnica de animación utilizada con los elementos de la naturaleza como las ramas y el cauce del agua. Ciertamente hay instantes en que para nada parece que estemos viendo un producto animado, ya sea por la velocidad del fotograma o la pulcritud y el cuidado de los dibujos.

 


Life Ain’t Gonna Lose (Samurai Egg)   de Yoshiyuki Momose

 Shun es un joven que de nacimiento sufre una alergia mortal a los huevos. Tiene que comer alimentos concretos y especiales en la escuela. A su vez, su madre trata de proseguir su carrera como profesora de baile. En esta historia se nos narra las diferentes situaciones en las que el joven Shun ha estado en peligro de intoxicación.

La única observación que nos merece esta segunda parte de la película es que con el estudio y productora que sostienen el proyecto que nos presenten una animación de lo más arcaica es, cuanto menos, faltar a la inteligencia del espectador. El anime, generalmente, es un producto destinado a un público maduro u adulto. Podríamos decir que este corto y el anterior son algo más infantiles o destinado a nuestros pequeños. Si una obra no hace la normal y necesaria declaración de intenciones que la sitúe en el mapa nos perderíamos en incertidumbres innecesarias.


Invisible (Tomei Ningen)  de Akihiko Yamashita

Un hombre invisible. A medida que transcurre su día vemos como, anclado a un pequeño depósito de hierro que le hace mantener los pies sujetos al suelo, parece que nadie ve a nuestro personaje, es invisible. Ni en su trabajo ni comprando un simple snack. Es la historia de una frustración, de un mal interno de alguien que no siente ser importante, que parece no existir para los demás. Un extraño transeúnte que resulta ser un hombre ciego se dirige a él cuando hemos estado todo el cortometraje viendo que nadie perciba su presencia… esto hace que nuestro protagonista abra su campo de visión y emoción y tenga la oportunidad de ser un héroe.

Quizás la historia con más, o al menos con un mínimo de composición visual, nuestra amada y necesita construcción narrativa. Cielos grisáceos, haciendo referencia al alma y estado emocional de un hombre hecho de nada, liviano como el aire, prácticamente inexistente. Una paleta de colores pálida por lo mencionado anteriormente. Ese gran puente verticalizando los segmentos y aportando la tensión y presión del personaje ante el mundo que le rodea. Además nos presenta un tipo de animación que nos remite o nos recuerda ligeramente a ciertos animes de finales de los 80.

Podríamos entender al personaje como una metáfora de la providencia o de la fortuna. Con ese movimiento de cámara, una especie de aprehensión retardada (la aprehensión retardada es un tipo de plano y movimiento de cámara que comienza como si fuera un plano subjetivo del personaje pero este acaba apareciendo por uno delos segmentos del plano rompiendo ese primer presunto punto de vista, entendido el punto de vista en un sentido literal.) atravesando el joven desde su vista a través de sus gafas por todo el tronco de su inexistente cuerpo hasta ver como se aleja en su carrera por el aire sobre el asfalta. En este caso al ser el un todo que acaba por evitar una desgracia la aprehensión se centra en el plano sin necesidad de que el personaje aparezca por algún extremo del cuadro.

Tres historias que intentan construir un hilo conductor de situaciones cotidianas con personas únicas que, al parecer, estaban destinadas a ser héroes.

Héroes humildes: dos hermanos que luchan contra las apariencias y las dimensiones para rescatar a su padre perdido pese a que un pez gigante intente devorarles; una madre irremediablemente preocupada por la salud de su hijo el cual lucha contra uno de los alimentos básicos de la comida universal; un joven liviano e invisible que tiene la fuerza emocional suficiente para utilizar su tara, su particularidad física para salvar de la muerte a un bebé desbocado.

Una vez desglosada la obra que hoy nos ocupa podemos estar de acuerdo que por mucho que una plataforma que apuesta por la distribución masiva de cine este no siempre va a ser de calidad. El anime es algo único en su historia y en su ámbito. Nada tiene que ver con la animación convencional. Es por ello que el mundo occidental debería dejar en paz y libertad el arte animado japonés. Cuando la producción occidental, utilice o no a directores o directoras japoneses, pervierte y maltrata el material resultante. El anime en ese sentido se desvirtúa. Uno de los aspectos que provocan esto es que las grandes productoras son las que acostumbran a imponer condiciones de presupuesto, duración, etc. A causa de esto, historias con cierto potencial, acaban siendo material nocivo para el espectador. Netflix tiene tatas películas buenas en su haber como películas nefastas. Y recordamos que no nos referimos a gustos personales. Esto es algo que tenemos interés especial en que se comprenda: objetivamente esta no es una buena película, es un hecho que no mantiene una mínima estructura que le dé sentido en ningún sentido, valga la redundancia. Cierto es que una de las prioridades de ShiroAnime es la de traeros buenas películas y comprender todos el por qué lo son, pero también, a veces, es necesario ver todas aquellas películas que nos enseñen a como no hacer las cosas. Lamentablemente esta es una de ellas. Y no nos duele en prendas, pues incomprensiblemente muchos medios la han elevado a la categoría de “maravilla”. Pues no se ha hecho la miel para…

 

Menos mal que dios siempre bendice el cine.

Hasta la próxima, Camaradas.

-Kiiro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *