REVIEW DE «LA CHICA QUE SALTABA A TRAVÉS DEL TIEMPO»

 

(ALERTA SPOILERS)

Basada en la novela japonesa homónima publicada en los años sesenta, Mamoru Hosoda dirige la famosísima La Chica que saltaba a través del tiempo (2006). Retomando la temática de lo cuántico, la película narra la historia de Makoto, una joden estudiante en su último año de instituto que se pasa las tardes jugando al béisbol con sus mejores amigos, Chiaki y Kosuke. Un buen día, Makoto recibe un peculiar don: la capacidad de ir hacia atrás en el tiempo dando grandes saltos. Makoto utilizará esta habilidad para evadir los problemas y alargar la diversión…

 

ANÁLISIS

Makoto realiza la adaptación de una novela homónima escrita en los años 60. En la novela original hay ciertos aspectos que son diferentes, mejor dicho son los originales. En la obra primera la chica protagonista es la que nosotros conocemos por la película como su tía. Es más, ella misma nos cuenta una historia calcada a la actual experiencia que Makoto está experimentando. Por eso mismo una de las teorías o ideas que le aparecen al espectador es: ¿Es posible que la tia de Makoto sea ella misma, la Makoto del futuro? Bien tendría sentido, más cuando la propia Makoto, al final de la película, decide dedicarse a la conservación del cuadro que Chiaki lleva todo el tiempo buscando. En ese sentido, Satoko Okudera decide dar un nuevo punto de vista a esta historia utilizando el personaje de una joven en plena actualidad con la libertad femenina que eso conlleva.

Redundando en el imaginario colectivo, la película trata dos aspectos fundamentales del cine juvenil: el primer amor y los viajes en el tiempo. El arte siempre se empeña en ser lo que no debería ser: un reflejo de la realidad. Y tal y como nos tiene acostumbrados el anime, las relaciones son de un posromanticismo agobiante. Fue en el primer análisis de ShiroAnime que comentamos brevemente cual considerábamos que era una de las mejores historias de amor escritas en el cine de acción real, no por su belleza y ternura, sino por su construcción narrativa. Obviando eso, una historia de amor en la participa el tiempo como elemento dramático para los amantes y que finalmente termina por separarlos sin que ese sentimiento se llegue a consumar no es algo bello (Gracias que Shinkai cerró Your Name como lo hizo) Pero en relaciones superfluas y de lo más naif como la que se dibuja en la cinta… posiblemente a este colaborador se le escapen muchísimas referencias y aspectos de la narración a analizar pero lo que nunca hay que ser es hipócrita, Camaradas. La de hoy es una historia divertida y animada en todos los sentidos, pero no es bella ni deseable.

La escena o plano más significativo de la cinta en cuanto a lenguaje cinematográfico sería el siguiente fotograma en el que se dibuja un corte de luz en diagonal. Mientras Makoto, antes de emprender la aventura temporal, se mantiene en la sobra, la nuez del tiempo se mantiene en la luz como esa iluminación del conocimiento que por ahora ella desconoce.

En cuanto a los viajes en el tiempo, la historia no se basa en ninguna originalidad. El maestro H.G.Welles ya escribió su máquina del tiempo in siglo antes, y muchos más antes que el escritor de la novela original. Aun así, Hosoda no deja de saberse enérgico en la realización de historias fantásticas y siempre lo intenta, y lo consigue, una vez más. En este caso, el género principal es la Ciencia Ficción. Pese a que hoy en día los viajes en el tiempo sean una fantasía, lo que hace que la película se centre en el género de la ciencia ficción se debe a que el único elemento externo dela realidad que se introduce en la trama es el de los viajes en el tiempo sin rastro de magia ni fantasía extra planetaria o fuera de la lógica común.

Muchos animes de los últimos años han ido de la mano en el objetivo de hacer un dibujo fiel y detallado de la ciudad que recoge la acción. Varias de las calles que aparecen en la cinta son perfectamente idénticas a las reales. Muchos animes de la generación y estilo de Hosoda, Shhinkai, Kon, etc hacen retratos fieles de sus ciudades o los escenarios que utilizan.

Como siempre os invitamos a participar. Si algún camarada sabe decirnos qué significa la expresión “animación fluida” que nos lo haga llegar por paloma mensajera si fuera necesario. No conoce este colaborador una animación que no sea fluida. Una animación puede ser “interesante” ya a partir de ahí desgranar más información. Una animación puede ser “realista” por llamarla de alguna manera, como la de la primera historia de Héroes Humildes o ciertos planos de los jardines de El jardín de las palabras. Son imágenes que parecen de acción real de la misma manera que si diéramos un paseo por el museo del prado nos cruzaríamos con pinturas cercanas a la Belle Epoque que bien parecerían fotografías. La animación debería tener mucho más que ver con el hecho de integrarse en la trama, tener un sentido o un sello. Por ejemplo: La animación de 91 Days es una animación de tonos oscuros y ruda, pues parece que esta descripción define la trama. Por otro lado, la animación de Dr.Stone o One Piece son tipos de animación más desenfadas, más actuales, más rock n’ roll al fin y al cabo. Con todo, terminar mencionando el hecho de que la animación de la película es muy semejante a la que ya pudimos ver en Wolf Children, pues está producida por el mismo studio. Una animación sencilla y suave, los personajes no tienen la definición que se espera de una profunda construcción de personaje (hecho sobre el que hablamos en la review de Miss. Hokusai). Tratándose de un film animado es necesario que si queremos hablar del personaje se le de, a falta de sonido por ejemplo, una mínima expresividad en su rostro. En este caso ciertos gestos, ciertos silencios de los personajes cubren ese aspecto, pero muy ligeramente.

Las películas de Hosoda han ido creciendo y mejorando con el paso de los años. Pese a ello, siempre hace historias entretenidas y divertidas. Quizás La chica que saltaba a través del tiempo no es rock n’ roll, pero sí podría ser jazz.

 

¿QUÉ TIEMPO ES?

Como sabéis a este colaborador le pirra el cine de acción real y, como vosotros me inundáis de anime a mí, dejadme que yo os deje semillitas de acción real. Y tened por seguro que nunco recomendaría nada que no debierais ver. En el año 2011 Woody Allen estrenó Midnight in Paris. Allen ha hecho muchas obras maestras pero personalmente yo me quedo con esta. La película trata de las vacaciones de un aspirante a novelista en parís. Por las noches, mientras deambula para inspirarse de la bella y nostálgica ciudad un coche de los años 20 le recoge, sin el dar crédito, y viaja los años 20. El Paris de los años 20, época de la que él siente nostalgia pesea a o haberla vivido. Una obra maestra del siglo XXI.

Hasta la próxima, Camaradas.

Que dios bendiga el cine.

-Kiiro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *