REVIEW DE «QUIERO COMERME TU PÁNCREAS» (KIMI NO SUIZÔ WO TABETAI)

(ALERTA SPOILERS)

 

Recordamos al lector que el siguiente contenido es un breve y conciso análisis de aspectos clave del film. Nuestra visión y parecer, marcando así el sentido de la composición dentro de la película.

Del director de One Punch Man (2015) o Death Parade (2015), Shin’ichiro Ushijima, volvemos a ver en la pantalla una historia de animación japonesa con alto contenido sentimentoemocional que, a los más sensibles, nos hará vibrar en la butaca y oceanizarnos las mejillas. Ushijima, pese a ser un neófito en el ámbito del cine, ya nos presentó no mucho tiempo atrás, la versión live action de este anime, antes novela gráfica “manga”. Dicha película creó tanta expectación, tal gran acogida por el público nipón, que se decidió, no de manera excepcional pues la corriente de películas del mismo tono y contenido es bien conocida, realizar el film que hoy nos ocupa: Quiero comerme tu páncreas, (Kimi no Suizō o Tabetai) (2017).

Un día, un solitario estudiante de secundaria, del que no sabemos el nombre hasta bien avanzada la película, encuentra un cuaderno en la sala de espera de un hospital. Su título es «Convivencia con la Muerte». Dicho diario pertenece a una compañera de clase, Sakura Yamauchi, en el cual escribe que, debido a su enfermedad pancreática, le quedan sólo unos cuantos meses de vida. Esto hace que surja una amistad entre ellos muy especial, desvelando la difícil circunstancia por la que atraviesa Sakura. Viajes, secretos, amor. Un coctel de emociones y de pequeñas aventuras y, sobretodo, decisiones que harán de la vida de nuestros personajes envidiables, en cierto modo, y utópicos espejos en los que querer reflejarse.

 

COMPOSICIÓN

 

Debut de estudio VOLN se nos presenta una cinta con una cuidada animación aunque para nada comparable con la extraordinaria Your Name. Se nos presenta un waltz cromático centrado en los azules rosados y los verdes discretos. Tenemos constantemente la presencia de la primavera en el film.

Como elementos principales y de construcción de la película tenemos la lluvia en primer lugar. Característica principal de la primavera, la lluvia se nos presenta en situaciones clave de la película para que entendamos que la situación climatología no es casualidad. El film comienza con un día triste, gris y lluvioso, la lluvia como elemento interpuesto en primer término ante todo el resto del cuadro. No es casualidad que la primera secuencia suceda en un día, no sólo lluvioso, sino que se nos desvela la muerte de la protagonista. Después de ese flashforward, no volvemos a ver la presencia de la lluvia hasta casi una hora después, cuando Kyoko asalta a nuestro protagonista en las escaleras del instituto increpándole acerca de la relación que mantiene con Sakura. En ese instante no sólo comienza de nuevo a llover (Climatología que se mantendrá en dos secuencias seguidas) sino que la acción se desarrolla en el espacio de una escalera. En el cine, las escaleras siempre se han utilizado como un elemento narrativo de tensión, conflicto y distancia. Como hemos dicho la lluvia se extiende a las siguientes secuencias, hasta casa de Sakura. Allí la tensión contenida de él se ve saturada a causa de algunos actos de cierta controversia por parte de Sakura. Él se marcha de su casa avergonzado y con cierto sentimiento de haber sido engañado. En la calle lo inunda la lluvia, todo se le cae encima. Es entonces, obviando el momento de la pelea con la ex pareja de Sakura, ella va en su busca a pedirle disculpas. El siguiente instante de lluvia, y último, es una vez Sakura ha desaparecido y Haru, pues gracias al diario de Sakura descubrimos su nombre, se presenta en su casa, en la de ella, a dar el pésame y a recibir las últimas voluntades de su amiga. Secuencia catártica que no hace más que despejarnos los cielos al final de esta.

Consideramos que la lluvia es el elemento más importante a destacar y analizar, pues si recordamos que no se trata de coincidencias, el autor pretende darnos a entender, no solo que son situaciones de alto contenido conflictivo, sino que además durante el film nos encontramos en el punto de vista de Haru. Recordamos al lector que el punto de vista no es otra cosa que un elemento de comprensión y seguimiento de la narrativa, no siempre es necesario que el personaje protagonista tenga el punto de vista.

Los juegos de cartas a los que siempre quiere jugar Sakura remiten un poco a lo fortuito que se destaca en el film. Pero debemos corregir el término fortuito porque como bien explica Sakura, nada es cuestión de suerte sino los pasos que tomamos en función de nuestras decisiones. Así que se forma una bonita contraposición de elementos azarosos para resaltar el parecer de Sakura, la tesis principal de la película.

Como en toda producción cinematográfica, mejor o peor realizada, siempre hay pequeñas construcciones narrativas, compositivas en cuanto a la planificación o de posproducción. Tanto es así, que consideramos que la lluvia es el único elemento a destacar. Durante la película hay planos que construyen ejes tensores, multiescalas como la de Haru y el diario en el hospital: Haru en plano general y el diario en plano detalle juntos en un contrapicado; la progresión de escala cuando Haru es informado por la televisión de que Sakura ha sido asesinada. Quizás la mencionada en último lugar sea la más interesante, una simple progresión de escala de planos amplios aunque con poco aire, hasta un perfecto y comprensible plano detalle del ojo de Haru.

No podemos obviar la presencia de la obra magna de Saint-Exupéry: El principito. El protagonismo de la novela corta del autor francés es bien comprensible: nos encontramos ante una película que pretende exaltar el valor de la amistad, sea cual sea, o no, la etiqueta que le pongamos a esa relación. No podía ser otra obra la que llevara consigo el mensaje de la película en forma de metáfora. En cuanto a la obra del autor francés, dejamos de lado el valor de la niñez como elemento de alto contenido intelectual, y Ushijima se centra en la amistad como elemento capital. Es por ello que cuando Haru va a casa de Sakura una vez ella desaparecida se nos presenta una visión que nos sumerge dentro el diario (no es más que una descripción fantástica de la lectura de Haru del diario de la chica. Nos abisma dentro del corazón entintado de Sakura, del mismo modo que a Haru, porque nosotros también les hemos acompañado en su amistad. Nosotros también sabíamos lo que a ella le sucedía. Sakura también nos convirtió en sus amigos, sin etiquetas.)

QUIERO COMERME TU PÁNCREAS

 

Como breve apunte, pues el titulo no promete lo que podría ser contenido de la película, Quiero comerme tu páncreas es una frase que Sakura le gritó, literalmente, en la biblioteca del instituto a Haru. Ella explica que en la antigüedad, la gente que padecía una enfermedad localizada en un órgano en concreto, en un sentido casi religioso, como un ritual, ingerían ese mismo órgano. Si padeces del estómago, comes estómago. Es por eso el sentido del título.

 

LA PRIMAVERA

 

La paleta de colores que se nos presenta es la del juego azulado con los tonos rosáceos con los verdes presentes pero discretos, excepto cuando nos encontramos dentro de la cafetería Spring. De esa manera se remarca la frescura, y a la vez calidez, de la primavera. Como hemos dicho los personajes han frecuentado durante la película una cafetería llamada Spring, primavera en inglés. Y nos han estado dando pistas. Pues sólo los más astutos habrán tomado ese elemento para fundar sus suposiciones y descubrir antes que el resto de mortales el nombre de nuestro nuevo amigo japonés.

Sakura o cerezo en flor es uno de los símbolos más conocidos de la cultura japonesa. Es bien sabido que los cerezos solamente florecen en primavera.

Haru del japonés Luz del Sol o primavera.

La siguiente y definitiva construcción narrativa, o de personajes más bien, es el nombre que se elige para ellos. Ambos personajes, pese a lo que nos pueda replicar la protagonista, estaban destinados. La primavera necesita los cerezos en flor para ser. Los cerezos necesitan la primavera para poder florecer, aunque sea una sola vez. Es por ello que no se nos revela el nombre de Haru hasta el final de la cinta. Era esencial que entendiéramos la conexión, no solo amistosa, sino total una vez se nos desvela el nombre después de toda la carga dramática que se desata.

 

 

OPINIÓN PERSONAL

 

Dado el contenido, lección, o más bien tesis  que nos presenta la película, permítasenos tomar partido y dar nuestra opinión personal. No sólo por el contenido sino una opinión general de la película.

En primer lugar, no encontramos ante una película de un género cinematográfico ya manido. No sólo en la propia industria de animación japonesa se han hecho producciones de este calibre, sino que el buque insignia en este aspecto es Hollywood. Europa también ha hecho sus pinitos en ese aspecto pero de manera bastante puntual. Sin necesidad de dar títulos, este tipo de películas no pretenden sino hacer la máxima taquilla posible destinada a un público joven, a las puertas de la madurez, herederos del pseudoromanticismo y con la pilas cargadas para vivir, pese a que esa vida les traiga desgracias como a nuestros amigos de la cafetería Spring. Ya sabéis, la hollywoodiense historia de chica enferma que conoce a chico. Chico se enamora, chica se enamora. Chica muere, chico no se enamora nunca más (que sepamos). O puede ser al revés, puede que todo le suceda al personaje masculino. Puede incluso que el chico no muera y decida un destino, a ojos del espectador, incluso peor que la muerte. Ciertamente debemos darnos con un canto en los dientes, “Quiero comerme tu páncreas” es posiblemente, en cuanto al género, de las pocas que tiene un mínimo de construcción narrativa.

Para terminar este primer bloque, no será desde ShiroAnime que se califique con nota a la película. Menos se harán comparaciones con otros films de contenido similar. Solamente, decir que la película de Ushijima es una bonita, tierna, y dolorosa oda a la amistad, al amor, a la libertad. Un homenaje al valiente y un empujón al timorato, pues en la vida no siempre hay Sakuras, a poder ser sanas, que nos vengan a rescatar.

Finalmente, sin querer levantar ampollas, el mensaje que transmite la película es verdaderamente bello. Quien ha cincelado en piedra divina que la amistad entre un hombre y una mujer no pueda ser solamente eso. Y aunque no lo fuera y esa amistad tenga unos tintes más íntimos y sentimentales, es cierto que la obra canta a la libertad, pero al libertad está reservada para unos pocos. Con todo, las obras son solamente la visión que el autor tiene de la vida, un maquillaje comercial de sus anhelos. No hay que ignorar el mensaje que nos transmite, simple ficción, pero tampoco tomarlo como un dogma.

Si sois de lágrima fácil es vuestra decisión o la de vuestra fuerza de voluntad. Si sois más atrevidos os invitamos a revisitar esta historia de amor amistoso o de amistad sentimental. Revisitad esta historia sin etiquetas, o con etiquetas si lo que queráis es definirla. Que el amor os acompañe.

 

-Kiiro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *