REVIEW DE «TOKYO GODFATHERS»

 

(ALERTA SPOILERS)

 

Satoshi Kon. Tras el éxito de “Perfect Blue” y “Millenium Actress” llega a la gran pantalla en el año 2003 la divertida y genial “Tokyo Godfathers”.

La historia del desaparecido director es una de las mejores adaptaciones al cine de la historia de la natividad. Nos encontramos en tiempo presente en la ciudad de Tokio. Tres hombres, una niña huida de su hogar, un alcohólico arruinado y una mujer transexual huida del cabaret donde trabajaba, componen esta sinfonía navideña. En una noche fría de navidad se encuentran en un punto de deshechos y basura buscando cualquier alimento u objeto que les sea útil. Tras los gritos y zarandes de una pequeña pelea entre Gin y Miyukise oye el llanto de un pequeño bebé. Descubren que un recién nacido ha sido abandonado en un extremo del pequeño basurero. Como viene diciendo desde escenas atrás, Hana desea con todas sus fuerza ser madre pero Gin le recuerda la realidad biológica y fisionómica en la que se encuentra. Pero como si se tratar de un milagro Hana ha encontrado lo que tanto deseaba. A partir de aquí estos tres pequeños héroes emprenderá un una odisea que les llevara a narrar sus historias a reír, a llorar, a auto perdonarse por sus errores del pasado y encontrar el verdadero hogar de la pequeña y vulnerable Kiyoko.

 

ANÁLISIS

La película comienza con una representación de la Natividad. Una de las mayores declaraciones de intenciones del cine, podríamos decir. El autor, como ya hemos indicado anteriormente que es de vital importancia para la construcción de la cinta, nos muestra en el primer o primeros planos de la película el contenido y entramado de esta. La siguiente presentación es la de nuestros personajes. En primer lugar un hombre rudo y alcohólico que tuvo que marcharse de su hogar dejando atrás a su familia y sus deudas de juego; una mujer transexual que tuvo que huir del cabaret en donde trabajaba a causa de una pelea con un cliente. Ella desea fervientemente poder ser madre. Por ultimo una joven que, creyendo que su padre había matado a su mascota, escapó de casa apuñalando a este, herida no mortal. La evolución de los personajes en la cinta se basa en el camino de la auto salvación, del arrepentimiento y la sanación personal. Por otro lado podemos ver a estos pintorescos protagonistas como unos héroes urbanos, nunca mejor dicho porque la elección de personajes para llevar la batuta es excelente.

Las historias místicas de astrólogos, hombres mágicos venidos de oriente, ha quedado relegada. No necesitamos premios noveles para que el mesías pueda ser salvado. Por ello Kon elige a tres homeless para que sean los tres reyes magos modernos y el pesebre, el escenario puede ser un simple punto de recogida de basuras o una tienda de campaña sucia y mugrienta. El director nos demuestra que no por el hecho de ser vagabundos muertos de hambre no van a ser generosos más cuando se trata de un ser que no se puede valer. En esta fábula navideña reinventada, además, se nos presenta  la tesis de que la familia no es necesariamente la sangre, pues estas tres personas se han conocido en la desgracia.

 

Muchos directores han sido de los más originales a la hora de presentar al equipo principal de sus películas. En este caso el cineasta nos presenta unos créditos de inicio integrados en su totalidad en los espacios publicitarios, neones, carteles y barras anunciadoras de vehículos pesados.

Toda la obra se basa en una odisea personal y conjunta. Todos y cada uno de los hechos suceden de manera fortuita. Aquí entonces entraría una herramienta de guion llamada Deus Ex Machina: hechos fortuitos necesarios para que continúe la trama (divina providencia, milagros en este caso.) A pocos pasos de la muerte o el desastre han estado nuestros personajes, pero el buen trato y el cariño que le han dado al bebe hace que la suerte les lleva a apartarse escasos metros del lugar de una catástrofe y librarse de ella.

La obra contiene una calidad de animación excelente resaltando las reacciones de sorpresa y enfado de los personajes marcando así la actuación de los mismos. Un Tokio invernal de lo más nostálgico iluminado en su totalidad.

Nos encontramos ante  una de las obras más sencillas y accesibles del autor en cuanto a la trama. Sin ánimo de desmerecerla, claro. Simplemente se trata de una película sin giros ni roturas de la realidad ni la narrativa, no existen elementos surrealistas.

 

OTROS TÍTULOS

A lo largo de la historia del cine la figura e historia de la cristiandad se han repetido hasta la saciedad. Desde ShiroAnime nos gustaría recomendaros tres títulos añadidos a esta magnífica cinta de Satoshi Kon que son las siguientes: (de iazquierda a derecha, dos de acción real y un anime)

  • ¡Qué bello es vivir! (It’s a Wonderful Life, 1946) de Frank Capra. Narra la historia del dueño de un pequeño banco en la víspera de Navidad el cual pierde una gran cantidad de dinero que le condena a suicidarse, pero antes de que esto ocurra sucede algo realmente extraordinario.
  • Santa Company (2014) de Kenji Itoso. Narra la historia de Noel, una joven trabajadora del Polo norte que desea convertirse en Tonttu de pleno derecho pero al entregar la solicitud no le es aceptada por falta de tiempo. Entonces emprenderá una verdadera aventura navideña. 
  • La Vida de Brian (Life of Brian, 1979) de Terri Jones. Los cómicos ingleses satirizan la natividad de la manera más loca y perfecta. Una de las obras maestras del cine y de la comedia universal.

No podemos hacer más que estar agradecidos de poder contar con la inmortal obra de Kon en tiempos en los que necesitamos esa chispa que nos haga sonreír.

Hasta la próxima, Camaradas.

Que dios bendiga el cine.

-Kiiro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *