REVIEW DE «YOUR NAME» (KIMI NO NA WA)

(ALERTA SPOILERS)

Nunca es tarde. Por eso, en el día de hoy, no podíamos hablar más que de uno de los acontecimientos cinematográficos, no sólo de la década, sino de lo que llevamos de siglo. Y es que tratándose de tiempo y de Your Name difícilmente, la obra magna de Makoto Shinkai, dejará el trono a alguna pieza forastera.
El contenido que nos espera, ansioso por ser leído, es un humilde análisis cinematográfico y una lectura concisa y personal. Proponemos esta manera de ver el cielo con ánimo de que sea aceptada, iluminante, cuidada y acogida.
“¿Cuál es tu nombre?” Una pregunta. Una respuesta. Un universo de causalidades que se llaman casualidad. “Your Name” (Kimi no Na wa), la undécima cinta del ya legendario Makoto Shinkai, genio creador de “El lugar que nos prometimos”, 2004 (Kumo no Mukō, Yakusoku no Basho), “A 5 centímetros por segundo”, 2007 (Byōsoku Go Senchimētoru) y “El jardín de las palabras”, 2013 (Kotonoha no Niwa).
Un incesante carrusel de grandes películas. Y es en el año 2016 cuando llega a las salas una de las piezas más esperadas por los feligreses de la cultura nipona y por los profanos. Una historia joven, fresca, alucinantemente estimulante. Un viaje para los sentidos, un desafío para los más sensibles; no
apta para escépticos. Una fábula de amor literalmente infinita, (permítasenos el apunte de que ninguna posibilidad tiene la idea de Shinkai ante la historia de amor de La judía (Mélanie Lauren) y el Nazi (Daniel Brül) de “Malditos Bastardos” (2009) de Quentin Tarantino. Quizás la más definitiva, compleja e imposible historia de amor escrita en el siglo XXI).
 
 
Mitsuha y Taki. Dos jóvenes, con toda la vida por delante, o al menos eso creen ellos, que se
conocen y todavía no lo saben. Mitsuha es una chica joven, enérgica e inteligente, residente en Itomori, un pueblo más allá de las afueras de Tokio, con su familia y amigos con los que comparte la tradición y sus frenéticas ganas de trasladarse a la gran ciudad. Taki es un joven tokiota que alterna su
trabajo con sus estudios, dedicando todo el tiempo posible a sus amistades.
Durante un sueño, ambos intercambian sus cuerpos. El Musubi les conecta para siempre igual que las fibras que teje Mitsuha con su familia en los rituales tradicionales que ocupan su vida. Gracias a eso comprenden la situación y utilizan ese suceso fortuito para resolver el reto más importante que se les
presenta: salvar sus vidas. La esperada noticia del cometa que iba a orbitar la tierra no era sino el inminente final de su historia de… ¿amor? En la noche del cometa el núcleo de este se desprende impactando en el pueblo de Mitsuha arrasando toda la zona.
Entre sueños, lazos, coletas compartidas en vagones de metro olvidados, Taki descubre el pasado futuro de su amada amiga. Es entonces, cuando ambos descubren ese destino y jugarán a ser titanes para salvar a sus familias, sus amigos y su amor.
Los aspectos más importantes que debieran ser destacados con ánimo de entender las pistas que
nos deja
Shinkai son los espacios, el sonido y ciertos aspectos en cuanto al tiempo y la presencia, o no, de romanticismo.
ESPACIOS
Con un movimiento de cámara descendente desde un cielo nocturno hasta el contrapicado de unas verticalidades (el cometa) cayendo a tierra comprendemos la naturalidad del elemento dramático de la historia.
Contraponemos el cielo y la tierra. El único lugar en donde podríamos decir que el cielo y la tierra se juntan, se aman, es el horizonte. A falta de este, Shinkai nos presenta dos elementos distintos, que no antagónicos. El cielo y la tierra serán el pueblo de Mitsuha y la ciudad de Taki. Bien es sabido que es necesario marcar con claridad el tono y el camino de una película con un claro y definido primer plano de la misma.
Entiéndase también, como elemento fronterizo y separador, el lago que baña la costa de Itomori contrapuesto con el gran cráter del árbol de los dioses. La cima que rodea el lugar de conexión de nuestros protagonistas es el primer espacio en donde ambos se encuentran y se “conocen” o, mejor dicho, reconocen. De la misma manera que, al cruzarse ambos en uno de los puentes de la ciudad, años después de la catástrofe del cometa, habiéndose salvado toda la población de Itomori, nuestros protagonistas se cruzan, sin acordarse el uno del otro. El puente, un elemento de unión y conexión.
Finalmente, como elemento contrapuesto y, como clausura del film, con un movimiento de cámara en grúa ascendente, mientras Mitsuha y Taki se conocen, nos muestra un cielo diurno y despejado de elementos tensores. Una asonancia visual que cierra el círculo, hila la historia y une los destinos.

 

 
SONIDOS
 
El más claro y distinguido elemento conductor de la historia sería el uso del sonido en relación con los protagonistas. De manera que el espectador comprenda los tiempos, los juegos y los cambios, el director decide que el elemento que los puntúe será el sonido de una campana. En el lenguaje
cinematográfico todos los elementos son funcionales a la hora de narrar en OFF. Alfred Hitchckok pocas veces mostraba una muerte en toda su crudeza, sino que la rodaba de una manera
extraordinaria o directamente no la rodaba, la sugería. Haciendo uso de un ejemplo cercano, en “A Star is born” de Bradley Cooper, el director, en el primer minuto de película marca uno de los aspectos más importantes del personaje: su sordera. La música del concierto inicial es más perjudicial, si
cabe, para el que está sentado en la butaca de cine que para el que presencia ese concierto en primera fila. Pues es necesario que el director nos haga entender que ese personaje tiene una tara, un conflicto en su evolución dramática. Por eso, como decíamos, el repicar de una campana es el punto y
seguido, o punto y aparte, que marca los cambios. Cambios tanto de un cuerpo a otro como de tiempo. 
 
Durante todo el tiempo en que los personajes se intercambian y se conocen, siempre se escuchará el sonido de una campana, sea del modo que sea, en un teléfono, en una campana colgada en el porche o de manera no diegética, es decir, que el elemento emisor no se encuentra en el espacio
fílmico. Cada vez el sonido es más intenso. De manera extradiegetica podemos ver ese sonido en el momento en que ambos comprenden lo que sucede en cuanto a sus intercambios y el tiempo en que cada uno se encuentra. Pero lo más extraordinario, lo más genuino, y con esto cerramos el bloque, es la magistral
manera que tiene Shinkai de hacer que ambos de encuentren al filo del cráter
una vez Taki ha tomado del caldo de los dioses. El sonido que podemos apreciar
es un toque de campana invertido. Invierte el sonido que hemos estado reconociendo
para marcar la excepcionalidad bárbara del momento.
 
 
TIEMPO
A través de galaxias de luz e inmensidades nos muestra Stanley
Kubrick en “2001: A Space Odyssey”(1968)
el paso del tiempo al que se verá obligado y sometido su protagonista. El
estatismo de los relojes de “Trouble in Paradise”(1932)
de  Ernst Lubitsch,
un príncipe. Con el movimiento de las agujas, la voz en off y el movimiento de
las sobras (ejercicio narrativo de luz) nos muestra, incluso pudiendo haber
prescindido de minutero, el paso del tiempo entre secuencias.
Al entrar en Gargantua con Christopher Nolan en
“Interestellar”(2014) nos muestra que el tiempo no es sólo una barra de medida
sino una dimensión física en sí misma como lo es la gravedad. Entre los
engranajes, agujas y circuitos metálicos de un gran reloj en lo alto de un
torreón de la escuela de Hogwarts de Magia y hechicería nos muestra Alfonso
Cuarón en “Harry Potter and the Prisoner of Azkaban”(2004)
con Harry y Hermione que estamos viajando en el tiempo. Por ello atraviesa con
la cámara las entrañas del tiempo, para que entendamos que retrocedemos en el
tiempo y que nosotros participamos de ello. Este apartado es solamente un breve
apunte para comprender la naturalidad del sonido de la campana, el resorte que
nos hace comprender.
 
 
 
Finalmente, considerando la historia que nos ha llenado
los lacrimales durante una hora y cincuenta y dos minutos, cabe decir que Your
Name no es una historia romántica. Puede ser una inspiración para los
románticos, pero no nos muestra una historia de romanticismo por definición. Si
podríamos considerarla una historia de amor eterna, intertemporal; sentimental,
emocionante y emocional; el deseo en los bolsillos de conocer, algún día, tu
nombre.
 
 
-Kiiro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *