REVIEW MANGA ONE PIECE CAPÍTULO 968: EL REGRESO DE ODEN

 

Bienvenidxs seguidorxs de One Piece a la Review del capítulo 968 de este maravilloso manga. En la portada vemos como Gotti de los piratas de Bege corre a salvar a Chiffon, que fue capturada por la marina en Dresrossa. Una vez dicho esto, empecemos.

 

El capítulo 968 se titula: “Las aventuras de Roger”, así que ya nos podemos imaginar que continuamos con el pasado de Oden, su parte final de las aventuras junto a Roger y el regreso a su tierra.

Nada más empezar se nos muestra a al joven Shanks llorando desconsoladamente y abrazado a su capitán. Parece ser que al regresar de Laugh Tale le hizo una pregunta que provocó esto en él. Por medio de un narrador se nos explica que el mundo estaba muy alborotado por el nacimiento del “Rey de los Piratas” y que la marina se ha empezado a movilizar por todas partes.

Riqueza, fama y poder, el hombre que lo consiguió todo. El Rey de los Piratas, Gold Roger” lee Rayleigh en los periódicos mientras su capitán se ríe, pues han escrito mal su nombre para y ahora saben el motivo. El gobierno quiere ocultar su verdadero nombre, Gol D. Roger. Se nos revela que a todas las cosas que consiguió Roger, se las llamó de forma genérica como el “One Piece”. Gracias a toda esta fama, todo el mundo los está persiguiendo. Tanto marines como piratas quieren llevarse el mérito de haber acabado con el famoso Rey de los Piratas.

Roger no puede evitar darles las gracias a todos los miembros de su tripulación, pues cree que con su cuerpo moribundo ha sido un milagro todo lo que han conseguido. Pero de repente y bajo la atenta mirada de todos, Roger anuncia algo sorprendente. ¡Va a disolver la banda de Piratas de Roger!

¿Os acordáis de cuando Roger y Oden escucharon algo bajo el mar de camino a la isla Gyojin? Pues ahora mediante un recuerdo vamos a averiguar que dijeron los Reyes Marinos en ese trayecto. Los reyes estaban hablando de que su Rey iba a nacer en un mar lejano y que incluso las ballenas se regocijan esperando el día que los dos reyes se encuentren de nuevo. Ya queda poco para que nazca, exactamente 10 años y otros 15 para que se haga mayor. Recordando esto y que Shirley le dijo que la princesa sirena nacería en 10 años Roger llegó a la conclusión que alguien va a nacer y les superará a todos.

Alguien de la tripulación pregunta quién será el próximo encuentre el One Piece, pero Roger tiene bastante claro que va a ser su hijo. Rayleigh le deja claro que no tiene ningún hijo, y Roger, mientras se ríe a carcajadas, le contesta que tendrá que tener uno.

Mientras beben hasta hartarse y festejan, Roger da una de sus últimas órdenes como capitán. Quiere que vayan a un mar en el que no haya marines y él se bajará el primero, y luego llevarán a Oden a su casa. Mientras sigue la fiesta Roger le pregunta a Oden que como antes de morir va a ir a ver a Barbablanca, si quiere que lleve a Izo a Wano también, pero Oden se niega ya que ya se acostumbró a ese barco y le pidió a Barbablanca que cuidase de él.

Ha llegado el momento de despedirse de su tripulación y quizás para siempre. “Tras decirle algo al miembro de mayor edad de la tripulación, el “Rey Oscuro” Rayleigh, Roger se bajó del barco. El médico del barco, Crocus, le dio una gran cantidad de medicinas, aunque su enfermedad estaba en la fase final. Fue un adiós entre hombres. Nadie derramó ni una lágrima. Pues la tripulación del Rey de los Piratas no llora.” Bueno, esto fue lo que Oden escribió en su diario, pero en realidad se nos muestra a toda la tripulación llorando como nunca.

Por fin han llegado a las inmediaciones del País de Wano. Todos siguen sorprendiéndose de todos los barcos destrozados que no pudieron entrar al país. Oden explica que si te equivocas eligiendo el corriente a seguir no podrás a cercarte a Wano y tu barco quedará hecho pedazos. Hasta ahora tenía sentido por el aislamiento del país, pero algún día quiere abrir las fronteras para cuando aparezca “Joy Boy”. Es hora de despedirse otra vez, pero, según Oden, como obviamente él no morirá se despidió con una sonrisa ya que algún día se volverían a ver.

Al llegar a Wano, Oden se reencuentra con su familia, su mujer Toki y sus hijos Momonosuke y Hiyori corren a abrazarlo. Su hijo ha crecido y tiene muy buenos modales, en cambio Kin’emon y los demás no lo reciben también y le llaman gandul. Por las calles todos están muy contentos y alegres por el regreso de Oden, algo que extraña a Oden, pues él esperaba que le guardasen rencor por haber salido del país. Resulta que Toki y los niños son muy populares en Kuri y como hablan maravillas de él la gente dejó de hablar mal de las acciones egoístas que hacía.

Después de dedicarle cumplidos a su familia por las acciones y de explicarle a Kiku que Izo se quedó con Barbablanca, Oden nota que Denjiro y Ashura no están allí. Ashura se convirtió en el cabecilla de los Yakuzas de Kuri y los bandidos de la montaña para que no causen problemas, Denjiro en cambio va por ahí pidiendo y devolviendo dinero a la gente. Oden, se da cuenta que su economía no está muy bien si estos dos se han tenido que ir a pedir dinero o liderar a los bandidos. Pero hay otro motivo más por el que todos se alegran de su regreso. Le explican a Oden que en su ausencia su padre falleció y aunque el esta triste por no haber podido despedirlo en su muerte, lo más extraño es que recomendó a Orochi como sucesor del Shogun.

Según se recoge en el diario de Oden, cuando escuchó la historia, quedó muy confundido. ¿Cómo que Orochi era como su hermano? Si solo le prestó dinero gracias a Yasu y no le devolvió ni una moneda. Y encima Orochi era descendiente de la familia “Kurozumi” que creó tantos problemas en el pasado. Estaba sorprendido de que Kurozumi Orochi estuviese ocupando el puesto de Shogun como su representante.

Kin’emon sigue explicando que en cada ciudad hay varias fábricas de armas y guardias vigilando que la gente trabaje. Los ciudadanos, por orden del Shogun, están siendo obligados a trabajar por un salario ínfimo que no da ni para vivir. Oden se enfada y no entiende porque siendo así, todo el mundo hace caso de lo que dice Orochi. Pues resulta, que el Shogun está siendo respaldado por un pirata llamado “Kaido” que tiene una fuerza monstruosa y si alguien intenta ponerle un dedo encima a Orochi pues… Toki le corta a Kin’emon antes de que pueda decir nada, pero Oden insiste.

Así que Raizo saca a los niños de la habitación y este continúa explicando. Hace seis meses, en una de las fábricas de armas un hombre se negó a trabajar y tanto él como su familia fueron ejecutados. Kin’enom prosigue diciendo que se cansaron de todas las acciones horripilantes que estaba haciendo Orochi y llevados un poco por la ira fueron a la Capital de las Flores en busca del Shogun con katanas en la mano. Al mismo tiempo, él movió los hilos desde las sombras y envió a los subordinados de Kaido a Kuri. Y mientras todos se arrodillan para disculparse, continúan explicando que se infiltraron en el castillo para llevarse la vida de Momonosuke, el sucesor de la familia Kozuki. Al final el enemigo fue aniquilado por Kawamatsu e Inuarashi que estaban de guardia, pero en el momento que lanzaron el primer ataque, Toki arriesgo su vida para proteger a su hijo de una flecha enemiga y sufrió una grave herida en la pierna. Mientras explicaba esto, Kin’emon tenía la cara pegada al suelo disculpándose por poner en peligro a la familia Kozuki.

Al ver la herida de la pierna Oden abraza a su mujer agradeciéndole el gran trabajo que hizo protegiendo a Momonosuke. Ella entre llantos le dice que si se enfada por algo así el enemigo volverá a contraatacar, pero ya es demasiado tarde. Oden está más enfadado que nunca, ya sabe cómo se las gasta Orochi, así que ordena que protejan a la familia y a Kuri y se va a toda velocidad llevándose sus dos katanas con él.

Mientras vemos viñetas de como recorre todo el país a toda velocidad y súper enfadado, podemos leer otro fragmento del diario de Oden. En él se hace un resumen de lo que se ha encontrado al llegar. ¡¡Un imbécil ha usurpado el país de Wano!! Un imbécil debilucho ha tomado prestado el poder de un pirata poderoso, se ha aprovechado de este país aislado en el que no hay nadie que le estorbe y está intentando convertirlo en un infierno.

En su camino hasta la ciudad de las flores muchos de los ciudadanos que lo ven se alegran por su regreso y se preguntan si ahora que él es el legítimo sucesor, se convertirá en Shogun. Al mismo tiempo los soldados de Orochi están informando de que Oden se dirige a la Capital de las Flores y no con buenas intenciones. Oden entra al castillo derrotando a todos los guardias que se encuentra en su camino. Alguien avisa a Orochi de que Oden se ha infiltrado en el castillo y que tiene que huir, pero ya es demasiado tarde, esta delante de él y se dispone a atacar. Orochi intenta frenarlo amenazándolo que si lo mata Kaido no se quedará de brazos cruzados y habrá consecuencias para el país. Pero Oden sin pensárselo dos veces, le contesta que ya pensará en eso después de matarlo. Fin del capítulo.

Capítulo bastante interesante en el que vemos los últimos momentos del Rey de los Piratas y descubrimos que dos reyes se iban a encontrar. No quiero decir nada, pero Luffy y Shirahosi se encontraron más o menos en la fecha que se dijo. También vemos el inicio de lo que es hoy en día el país de Wano, aunque nos quedamos con las ganas de saber de porque si Oden va con tantas ganas a matar al Shogun, en la actualidad no es del todo así como está la situación. Supongo que en el próximo capítulo se nos revelara todo esto y veremos la famosa lucha de Kaido contra Oden.

Y hasta aquí esta humilde review del capítulo.

Un saludo de vuestro nakama Shinku y hasta la próxima.

-Shinku

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *