REVIEW: MANGA ONE PIECE CAPITULO 987 «SIRVIENTE LEAL»

Bienvenidos seguidores de One Piece a la Review del capítulo 987 de este maravilloso manga. Esta vez en la portada, se nos ha incluido un coloreado en el que por fin vemos a Jinbe como un Mugiwara más. Una vez dicho esto, empecemos.

El capítulo empieza con un pequeño flashback en el que recordamos varias cosas. Primero se nos muestra cuando Oden daño a Kaido y luego como Oden en la olla de aceite hirviendo consigue salvar a sus vasallos. Fue allí cuando Oden le dijo a Kaido que no subestimasen a sus samuráis y este le contesto que durante un tiempo se hablará de él. Tambien vemos la trágica muerte de Oden mientras Kaida cae al vacio con todos los vainas rojas encima. Kin’emon le ha clavado la espada en el pecho, Kiku en una de las manos, Nokomamushi esta agarrado al otro brazo y Raizo tiene sus dos catanas cruzadas en el cuello de Kaido. Mintras cae, a Kaido le empieza a doler la herida que le hizo Oden y se pregunta cómo es posible que las espadas de los vainas rojas lo han conseguido atravesar. ¿Es posible que esos tipos también tengan el Ryou de Oden? Todos los allí presentes quedan sorprendidos de que Kaido este gritando de dolor mientras cae hasta el fondo del subterráneo.

Ya no hay marcha atrás. Todos los que se habían infiltrado se quitan los ropajes que hizo Kin’emon y se dejan ver. Hyogoro y el resto de samuráis ya están preparados para la lucha. Big Mom observa todo lo ocurrido y aunque está tranquila se pregunta si Kaido seguirá con vida. Yamato, por su parte quiere aprovechar que Kaido está debilitado para atacarle junto a Luffy, pero Ulti llega y le corta el paso. Esta muy enfadad por el golpe que le dio antes para ayudar a escapar a Luffy. Los hombres de Kaido que hay alrededor informan de la situación a Yamato pero ella por fin es libre y ya no es su aliada así que le da igual si su padre ha muerto. 

Por otro lado, Big Mom ha visto a Luffy y se planta delante de él. Carrot y Nami aprovechan esto para escapar de los hommies que las retenían. Big Mom le dice a Luffy que ha venido desde muy lejos solo para matarlo y le pregunta la razón por la que está allí. Aunque se imagina la respuesta estilo: “Vine a derrotar a Kaido”, Luffy sorprende con su respuesta negando esa razón. Yamato que está cerca y Hyogoro que tampoco anda muy lejos quedan un poco sorprendidos por esa respuesta. Pero es que Luffy no solo ha venido a derrotar a Kaido, también a ella, a los comandantes, a Orochi y a los subordinados. Ha venido a patearles el trasero a todos y formar una Guerra Total. 

 

Todo son risas alrededor hasta que alguien empieza a informar a Queen. Hay miles de intrusos entrando al castillo por la retaguardia. Los samuráis que habían arrestado en la Capital de las Flores junto a Zoro, los prisioneros de Udon junto a Kid y a Killer. Ademas hay que añadir el antiguo Shichibukai Trafalgar Law y muchos más que se van uniendo para aumentar sin parar sus fuerzas. A parte, nadie sabe porque, Marco el Fenix y Charlotte Perospero están en la entrada.

Mientras, en el subterráneo, Kaido está rodeado de todos los vainas rojas y atando cabos de todo lo que ha sucedido. Los delirios de Orochi que nadie creía, el Castillo de Oden y los rumores de las sombras, Punk Hazard, Dressrosa y la mítica Zou. Es una extraña coincidencia que hayan estado escondido junto a los Sombreros de Paja, a quienes Kaido consideraba sus enemigos. Kaido no se esperaba que se pusieran del lado de los piratas. Aun así, escondidos durante 20 años, todo ese tiempo escapando hicieron un gran trabajo reuniendo hombres, aunque Kaido cree que los piratas darán la espalda y huirán cuando vean que no tienen nada que hacer. Kin’emon lo detiene y sale en defensa de Luffy, porque él no es así. Él es el hombre que subirá a la cima de todos los océanos e incluso si mueren, él siempre estará allí. El amanecer siempre llega a Wano y esa es su promesa a Luffy.

 

Entonces Kaido hace un llamamiento a todos los borrachos de Onigashima. El festival de la noche se cancela y todos deben tomar sus armas para empezar la batalla contra los samuráis que quieren recuperar el Pais de Wano. A parte, Kaido ha escuchado todo lo que ha dicho Luffy, así que sin dudarlo se transforma en dragón para mostrarle quien es el más poderoso del mundo y se va hacia el techo. A él se agarran todos los vainas rojas para seguirle. Kin’emon ve a Luffy un momento y le dice que aprecia todo lo que ha hecho y Luffy le responde que luego se verán. Kaido y los vainas rojas se encuentran en el exterior de la cúpula de la azotea en Onigashima. Lo que no sabe Kaido que allí va a tener una sorpresa. 

 

Para Kaido es mejor pelear en ese espacio abierto, y además eso le recuerda al día en que murió Oden, con la diferencia que Oden ya está muerto. Aunque esa no es la única diferencia. Pues los vainas rojas supusieron que no podría luchar en la cúpula interior en su forma dragón, así que allí arriba están todos los soldados de la Tribu Mink y que casualidad que esa noche es noche de luna llena. Fin del capítulo.  

 

Capítulo que se me ha hecho corto, pero que a la vez es muy intenso. Para empezar, los vainas rojas han conseguido lo que solo Oden pudo una vez, herir a Kaido. Ahora sí que si podemos dar la batalla por empezada. Los samuráis se han dejado ver y no paran de entrar más aliados. Zoro, Kid, Killer, Law, Marco y Perospero que ya averiguaremos que hacen juntos, todos están listos para la batalla. Parece que Yamato se va a enfrentar a Ulti y Luffy a ¿Big Mom? Ya lo veremos. Y la parte final ha sido brutal, todo planeado para que veamos la forma Sulong de muchos de los Mink, pero sobre todo la de Nekomamushi y la de Inuarashi.

 

Y hasta aquí esta humilde review de este de capítulo.

 

Un saludo de vuestro nakama Shinku y hasta la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *