REVIEW DE «TOKYO GHOUL» TEMPORADA 1

(ALERTA SPOILERS)

 

 

Del estudio Pierrot creador de animes como Naruto y Bleach, y del director Shuhei Morita, nos disponemos a comentar la primera temporada de uno de los animes más populares y teñidos de rojo de la pasada década: Tokyo Ghoul.

 

 

En Tokyo Ghoul la humanidad pasa sus días con total normalidad, pero conviven con unos seres llamados «Ghouls». Estos son iguales a los humanos pero tienen poderes sobrenaturales. Los ghouls poseen un tipo de órgano que les sirve de arma llamado «Kagune», este suele salir de la espalda del ghoul. Los ghouls sólo pueden alimentarse de carne humana. Por eso la gente les temen y se funda una organización de seguridad anti-ghoul llamado CCG, que tiene como objetivo acabar con ellos. A los cazadores de ghouls se les denomina «Palomas». Curiosamente la única cosa que los ghouls pueden consumir es café. La trama empieza mostrándonos como el joven Ken Kaneki y su amigo Hide suelen ir a un café llamado «Anteiku». Allí Kaneki se enamora de una mujer que al parecer, tiene los mismos gustos que él por la literatura. Ella se llama Rize y cuando, despues de una charla, se despiden, cuando se están despidiendo… Rize es una ghoul que desea comerse al muchacho. Ella le mordido y él trata de huir, llegando hasta una zona en obras en construcción; cuando está a punto de asesinarlo, una tonelada de vigas caen sobre ella asesinándola y dejando a Kaneki desmayado. Kaneki es llevado al hospital y allí le salvan la vida trasplantándole los órganos de Rize. Touka Kirishima, una chica ghoul que salva a Kaneki de ser devorado en un callejón por otro ghoul.  Yoshimura, el jefe del café, ayuda a Kaneki y le ofrece empleo en su negocio, donde todos los que trabajan allí son ghouls que tratan de vivir entre los humanos. Estos ghouls suelen alimentarse de la carne de las personas que ya fallecieron, logrando de esta manera tener que evitar asesinarlas para comérselas. Anteiku posee una gran reserva de comida para ghouls y esto les permite calmar el hambre y no atormentar a los humanos.

Kaneki poco a poco ira aceptando su nueva vida. Las cosas irán poniéndose más claras para nuestro protagonista y conocerá a todos los ghoul de Anteiku: Además de su dueño Yoshimura y la empleada Touka, Renji Yomo, un joven muy tranquilo y serio que le da entrenamiento de combate a Kaneki. Entretanto se produce el enfrentamiento de los ghouls contra dos «palomas» cazadoras de ghouls.: Kureo Mado y su compañero Koutarou Amon. Mado es un hombre mayor que busca venganza sobre un ghoul «de un solo ojo» que asesino a su esposa. Amon por su parte, es un novato que desea acabar a todos los ghouls y es una excelente «paloma». Estos cazadores disponen de sus armas llamadas «Quinque», que cuentan con un poder similar a los kagunes de los ghouls. Mientras Kaneki está al borde del shock, torturado constantemente por Jason, la misma Rize quien fue la culpable de que el chico se convirtiera en un ghoul, habla mentalmente con él, mientras visitan momentos del pasado de Kaneki. Rize convence a Kaneki de dejar de ser una persona tan dócil y amable para convertirlo en un ghoul temible. Ahora la apariencia de Kaneki cambia, su cabello pasa a ser blanco. Tras lograr liberarse y conseguir nuevos poderes, logra derrotar a Jason.

 

 

No son vampiros, no son zombis. No son del todo demonios. Nos encontramos ante una historia que muchas veces hemos visto a lo largo de la historia del anime y del cine: una persona corriente infectada por algún tipo de monstruo, que se convierte en un ser despiadado y caníbal y que pretende reprimirse. Podríamos entender este anime como una reversión de la figura de los superhéroes algo más oscura. Una nueva visión para los antihéroes. Por eso mismo, por mucho que el fondo de la historia sea recurrente en las ficciones cinematográficas no significa que no valga la pena. Tokyo Ghoul vale la pena, Camaradas. 

 

 

Ante un anime de acción, muchas veces la narrativa visual se difumina. Aun así existe una consciencia narrativa deja discretos ejemplos a lo largo de los 12 capítulos. Al comienzo de la serie, y en uno de los momentos claves del arco de las palomas, vemos dos planos de composición similar. Un gran plano general. Podríamos encontrarle todo el sentido que quisiéramos pero posiblemente en este caso el resultado es más estético que constructivo, pero son verdaderamente dos cuadros muy potentes. Lo que se echa de menos en este anime es un ejercicio de sentido en el uso de los movimientos de cámara. Ciertamente no hay muchos. Solamente se introducen en las escenas de lucha por un simple re encuadre y seguimiento. Pese a todo, podemos encontrar luz en el color, nunca mejor dicho. El anime se inunda de oscuridad excepto en las escenas del Anteiku o escenas en el exterior a pleno día. El uso de los colores en las cabelleras de los personajes es algo usual y propio, podríamos decir, del anime. En este caso, ya que cada personaje tiene una historia, un poder y un “todo” distinto al otro se le podría haber dado mucho más sentido, pero es obvio que el color de pelo de Kaneki, una vez se acepta a sí mismo como Ghoul, hacer referencia, está relacionado con el color de las flores con las que trabaja su madre. (Para que no hayan controversias: una máxima del lenguaje es explicar con imágenes algo que no es necesario decir con diálogos, pero si la composición no es lo suficientemente consistente una breve explicación ayuda a comprender cosas que el espectador, o este mismo redactor, haya pasado por alto). El caso es que el uso de la ausencia de luz en escenas clave como las del final de la serie en la lucha de los tres ejércitos y el constante rojo que mancha las escenas, hacen de sí mismas la seña de identidad de la serie.

 

 

Curiosidades de una lectura  propia: el plano inicial del primer capítulo introduce de alguna manera la idea básica de la serie: una ciudad dividida por dos razas o dos tipos de seres distintos. Una composición que divide la ciudad de Tokyo en diagonal. Los humanos y los Ghouls. Además de esto, cuestiones obvias: El kagune de Hinami hace referencia a la muerte y resurrección, ya que tiene los dos kagunes de sus padres. 

Un dato aberrantemente político es que el anime está prohibido en China. Ellos mismos…

Mención especial a la tonalidad melancólica del opening que introducen a la perfección al contenido de la serie. De nuevo un opening para el recuerdo.

Como siempre camaradas, este es un breve comentario y análisis cinematográfico del anime. Todo aquello que queráis añadir y comentar, ya sabéis donde estamos.

 

Hasta la vista, Camaradas.

Que dios bendiga el cine.

 

Listado de visionado:

 

I: «Tragedia» – (Higeki)

II: «Incubación» – (Fuka)

III: «Paloma» – (Shirohato)

IV: «Cena» – (Bansan)

V: «Cicatriz» – (Zankon)

VI: «Aguacero» – (Shuu)

VII: «Confinamiento» – (Yushu)

VIII: «Círculo» – (Enkan)

IX: «Jaula» – (Torikago)

X: «Aogiri» – (Aogiri)

XI: «Euforia» – (Shoten)

XII: «Ghoul» – (Kushu

 

 

-Kiiro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *