SHIROANIME INSIDER: ANIME EN EL DOLBY THEATRE

 

Los Premios de la academia, los premios Oscar, llevan dando guerra desde hace casi 100 años. Cientos de miles de películas han dejado su huella en la historia del famoso certamen. Pero dentro de tanto tráfico de cintas durante décadas, ¿qué lugar ha tenido el Anime?

Hasta el año 2001 los premios Oscar no crearon la candidatura de Mejor Película Animada. Hasta entonces la única candidatura semejante era la de Mejor Cortometraje Animado. Por lo tanto, películas como Ghost in the Shell, Aira o Perfect Blue. Aun así durante esos años de silencio animado en los famosos premios, sí hubo la manera de que la animación japonesa se infiltrara entre las candidaturas. Esta lo hizo a través de la candidatura de Película de habla no inglesa con la reconocida Pompoko aunque no quedó entre las cinco nominaciones finalistas. Lo mismo sucedió con la maravillosa y excitante y eterna Mononoke Hime. No fue hasta 2002 que la maestría de El Viaje de Chihiro ganó la candidatura de Mejor Película de Animación.

Desde el año 2002 solamente ha habido 6 nominaciones para películas de anime:

El castillo ambulante, 2004 de Hayao Miyazaki.

El viento se levanta, 2013 de Hayao Miyazaki.

El cuento de la princesa Kaguya, 2013 de Isao Takahata.

El recuerdo de Marnie, 2014 de Hiromasa Yonebayashi.

La tortuga roja, 2016 de Michaël Dudok de Wit.

Mirai no Mirai, 2018 de Mamoru Hosoda.

Teniendo en cuenta que año tras año se suceden las cintas anime, que no han sido pocas, el hecho de que el anime sea una débil brisa en el premio de premios de la industria del cine, se despiertan los rumores. Pese a la conocida amistad de Disney con Ghibli, es posible que una rivalidad mal entendida por el titán de la animación occidental  haya hecho que Disney maquine desde la sombra para impedir que la popularidad del anime pueda llegar a ser premiada, pues no será porque las películas no están bien hechas…

Es cierto que los premios Oscar es un macro anuncio televisivo, lo único de provecho que se puede sacar de ese certamen es la tela de araña de contactos que se crea y los proyectos que surgen de esa puesta en contacto de directores, guionistas, productores, actores y técnicos. Por lo demás, son una constante ficción televisada en la que impera el poder político de la sociedad, cosa que puede verse reflejada en los últimos premios que se entregan.

Con todo, esperemos que en las siguientes nominaciones el anime pase de ser un extra a ser protagonista y ganador.

Que dios bendiga el anime.

-Kiiro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *