SHIROANIME INSIDER: A PROPÓSITO DE… TOTORO

(ALERTA SPOILERS)

 

Camaradas, esta vez queremos volver a hablar de una pieza que para muchos es el primer recuerdo, el primer olor, la primera sensación de nuestra infancia o nuestros inicios en el anime. En un ejercicio de profundidad, de especulación y madurez, os invitamos a hacer una lectura de la magistral Mi Vecino Totoro que lleva bastante tiempo rumoreándose y que no anda falta de fundamento.

Antes de nada os avisamos que las ideas que se exponen a continuación pueden enrarecer la visión de la maravillosa y tierna pieza de Ghibli. Así que, como dirían Los Warren: “Aquí acaba dios”.

 

(ALERTA CONTENIDO SENSIBLE)

Existe una teoría que habla de Totoro en una clave furibunda y oscura, es decir, se trata de una lectura con las lentes de la muerte. Esta habla de que Totoro es una especie de dios de los muertos, de la muerte, que solamente pueden verlo los que se encuentran cercanos a la muerte o han caído en ella. Muchos especulan que Mei y Satsuki son capaces de ver a su fantástico vecino porque Mei en realidad sufrió un ahogo en un estanque. Satsuki, inundada por la culpa, termina por suicidarse al cabo de poco. La base de esta teoría se situa en el episodio de Sayama, en el año 1963. Yoshie Nakata desapareció en su camino de vuelta de la escuela. Toda su familia, y en especial su hermana mayor la buscaron sin descanso y sin éxito. Al cabo de unos días, Yoshie fue hallada muerta. Ante este hecho su hermana se quitó la vida.

Además de todo esto hechos, que en clave de humor y cierta infantilidad, pese a su madurez, se encuentran en la película, la clave de todo podría ser el mes de mayo. Ambas hermanas, en la película, llevan ese nombre. Además, y esto es la guinda, cuando el Gatobús enumera todos sus destinos posibles, el destino que precede al destino “Mei” es: “Camino al cementerio”.

Después de eso seguramente todos necesitábamos un punto y aparte. Miyazaki y todo Ghibli en general, no son propensos a la improvisación simbólica. Con todo, podemos dejar esta lectura en el recuerdo y en el cajón de las posibilidades y siempre podemos volver a entenderla como esa maravillosa fantasía japonesa que da lecciones de vida, de cine y de buenos referentes.

Hasta la próxima, Camaradas.

Que dios bendiga el cine.

-Kiiro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *